tomate ecológico

Fortalece tus defensas frente al COVID-19

Fortalece tus defensas  frente al COVID-19

¿A quién no le ha salido un herpes (causado por el virus varicela-zoster) después de una bajada de defensas o periodo de estrés?

Antes de que nos invadiese el COVID-19, ya sabíamos que la mejor y casi única manera de estar protegido frente a los virus, es tener un sistema inmunológico fuerte y esto se consigue adoptando 3 medidas fundamentales: teniendo una buena alimentación, practicando ejercicio físico regular y controlando del estrés.

Los coronavirus(CoV) constituyen un amplio grupo de virus que se encuadran dentro de la familia Coronaviridae.  A grandes rasgos, los coronavirus inician su replicación con la entrada de los viriones, forma infecciosa del virus, cuando pierden su envoltura y depositan su ARN viral en el citoplasma de la célula eucariota, donde el parecido con el ARNm del hospedador (persona infectada) le permite adherirse directamente a los ribosomas para su traducción y reproducción.

 Por microscopía electrónica, los viriones se reconocen por una pequeña “corona” que presentan a su alrededor y que justifica su nombre (Chen et al. 2020)

Foto 1. Morfología de los coronavirus. https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/Asesoramiento-salud-publica/infeccion-coronavirus-2019-nCoV/Documents/Informe-tecnico-Coronavirus.pdf

Las manifestaciones clínicas de una infección por coronavirus dependen, en gran medida, del tipo de virus y el estado de salud de la persona, pero los signos clínicos más comunes incluyen los propios de un resfriado común, destacando fiebre, tos y síntomas respiratorios. También se han notificado síntomas gastrointestinales, incluyendo diarrea. En los casos más severos, la infección puede causar bronquitis o neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, fallo o insuficiencia renal e incluso la muerte.  Para intentar mitigar el pánico que esto causa, destacar que la tasa de mortalidad es:

  • 0-9 años: –
  • 10-39: 0,2%
  • 40-49: 0,4%
  • 50-59: 1,3%
  • 60-69: 3,6%
  • 70-79: 8%
  • 80 o más: 14,8%

Siendo mayor en hombres (2,8%) que en mujeres (1,7%) y el principal factor de comorbilidad (enfermedades previas que aumentan el riesgo) es la enfermedad cardiovascular, con un 10,5% de mortalidad, seguido de la diabetes con un 7,3 % y las enfermedades respiratorias crónicas 6,3%.

No todas las personas expuestas son infectadas y no todos los infectados desarrollan crisis respiratorias. En consecuencia, la infección SARS-CoV-2 (nombre del virus que causa la enfermedad COVID-19) se puede dividir en 3 fases: fase I incubación asintomática, con o sin detección de virus; fase II periodo levemente sintomático con presencia del virus; fase III altamente sintomático con afección respiratoria y alta carga viral.

Durante la incubación y las etapas no severas, se requiere una respuesta inmune adaptativa específica para eliminar el virus y evitar la progresión de la enfermedad a etapas severas. Por lo tanto, las estrategias para aumentar las respuestas inmunes en esta etapa son muy importantes. Para el desarrollo de una respuesta inmune protectora de nuestro organismo en las etapas de incubación y no severa, la persona debe tener una buena salud general que genere inmunidad antiviral específica. Veamos cómo conseguirlo a través de una alimentación adecuada:

Aunque son múltiples los factores externos, no genéticos, que están involucrados en la inmunidad como puede ser el estrés, la práctica de ejercicio físico o toma de ciertos medicamentos, nos vamos a centrar en la alimentación por su gran capacidad de fortalecer el sistema inmune.  

Los alimentos están compuestos por macronutrientes como las proteínas, lípidos e hidratos de carbono; micronutrientes como las vitaminas y minerales, y sustancias fitoquímicas, compuestos con actividad biológica que no siendo necesarios para la vida, aportan beneficios extra para nuestra salud.

Este puzle de nutrientes nos permite mantenernos con vida cuando nos alimentamos, aportando además funciones específicas a muchos niveles más allá del peso. Veamos a nivel de inmunidad, cuáles son los nutrientes involucrados en este poderoso sistema de defensa que posee nuestro cuerpo:

Vitaminas y minerales

En general, las vitaminas y minerales desempeñan múltiples funciones para el correcto funcionamiento del organismo pero hay algunas que de manera particular contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmune. Los minerales cobre, hierro, selenio, zinc y las vitaminas A, B12, B6, C, D y B9 (ácido fólico) están reconocidas por la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) por contribuir al correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Veamos sus acciones y en qué alimentos encontrarlos:

Tabla 1. Vitaminas y minerales vinculados con el sistema inmune y sus fuentes

Además de estas, que contribuyen de manera directa, hay otras vitaminas y minerales que lo hacen de manera indirecta, gracias a su actividad antioxidante como es el caso de la vitamina E, los beta carotenos y algunos polifenoles.

Tabla 2. Nutrientes antioxidantes

Vitamina D

Esta vitamina merece un apartado independiente por varias razones, la primera porque juega un papel crucial en el sistema inmune, la segunda porque se sintetiza con el sol y ahora no lo estamos tomando lo suficiente y tercero porque están aumentando alarmantemente en los últimos años los casos de deficiencias en población procedente de países tanto soleados como no soleados. Todas las vitaminas citadas anteriormente las podemos, y debemos, obtener fácilmente a través de una alimentación variada y saludable. Sin embargo, la vitamina D es escasa en los alimentos y principalmente se sintetiza tomando el sol directamente sobre la piel aunque cada vez esta práctica está resultando menos efectiva por diversos factores como la falta de tiempo al aire libre, uso de cremas solares, contaminación, estrés, cuarentena, etc.

Fuentes de alimentos de más a menos contenido en vitamina D: aceite de hígado de bacalao>congrio>salmón salvaje>salmón ahumado>sardinas>leche entera>queso graso>huevos.

Es importante destacar que los lácteos y huevos deben ser ecológicos pues si los animales no han estado expuestos al sol y criados e la oscuridad tampoco ellos habrán sintetizado la vitamina D. Esta vitamina es liposoluble, soluble en grasa y por tanto es importante elegir los alimentos enteros y no desnatados (tampoco azucarados ni edulcorados)

Recuerda: consumir ecológico, exponerte al sol como puedas (ahora aunque sea sacando los brazos por la ventana) y de no ser posible consulta con tu médico, farmacéutico o dietista-nutricionista la posibilidad de tomar un suplemento. Ojo, solo en este caso porque de manera general, una alimentación equilibrada consumiendo frutas y verduras ecológicas, como mínimo 5 veces al día (2 fruta y 3 verdura con al menos 1 en crudo), debe ser suficiente.

En Biosabor te ponemos fácil el poder seguir comiendo hortalizas, salmorejo y gazpacho ecológico con nuestra tienda on line https://biosabor.tienda/

Otros: ácidos grasos, probióticos, plantas y hongos.

Los ácidos grasos están extensamente relacionados con la funcionalidad del sistema inmune, las grasas pueden ser saturadas, consideradas proinflamatorias o insaturadas, antiinflamatorias. Dentro de las grasas no saturadas tenemos las monoinsaturadas (aceite de oliva y aguacate) y poliinsaturadas (pescado azul).  Este ultimo tipo de grasa, procedente de la dieta ha demostrado jugar un rol fundamental en la modulación de las funciones inmunes y procesos inflamatorios. En particular el omega-3 (un tipo de acido graso poliinsaturado) poseen beneficios demostrados sobre la respuesta inmune, función pulmonar, arteriosclerosis y artritis reumatoide entre otras.

Recuerda: consumir pescado azul 3 veces por semana priorizando pescados pequeños como el salmón, caballa o sardina. Si no consumes pescado puedes obtener omega-3 a través de fuentes vegetales como el aceite o semillas de lino (dos cucharadas al día de aceite o semillas molidas).

Otros alimentos que favorecen el fortalecimiento del sistema inmune son hongos ( reishi o shiitake), básicas (brocoli, coles), frutos rojos (arándanos, frambuesas, fresas), ajo y cebolla, y cualquier probiótico como el kéfir o la kombucha.

Todo este engranado de compuestos, hace que los alimentos puedan contribuir a nuestra salud o a nuestra enfermedad y que con nuestras elecciones diarias podamos decidir cuál queremos fomentar. En la situación que nos encontramos, la elección adecuada parece obvia y el saber que podemos ayudar de alguna manera a fortalecer nuestro cuerpo debería darnos la fuerza que necesitamos para no abandonarnos a elecciones impulsivas motivados por la desesperación y no por la razón.

Desde Biosabor te pedimos que lo hagas por tí, por tu familia, por tu comunidad, pónselo difícil al virus, cuida tu alimentación, mantente activo y sirve de ejemplo y motivación a tu entorno.

Foto 2. Invernaderos Biosabor

Descubre lo último en alimentación saludable en Fruit Attraction 2015

¿Estás a la última en alimentación saludable? ¿Incluyes en tus hábitos alimentos para una dieta equilibrada y sana? Queremos presentarte las últimas novedades en las que venimos trabajando en Biosabor para ofrecerte lo último en alimentación saludable.

¡Adivina qué se cuece en BioSabor y disfruta de lo mejor del verano durante todo el año!

Te invitamos a Fruit Attraction 2015, donde queremos presentarte nuestras novedades

¿Te apetece descubrir de qué estamos hablando? Te lo contamos todo en Fruit Attraction 2015, donde estaremos presentes para presentarte nuestra última apuesta para que disfrutes de una alimentación saludable.

Fruit Attraction es un evento imprescindible para las empresas del sector ya que reúne a más de 1.000 empresas, de 22 países diferentes, para dar a conocer las últimas novedades en productos ecológicos y frescos. Y en esta edición, queremos presentarte lo último en lo que estamos trabajando en Biosabor, una novedad saludable que podrás disfrutar en cualquier estación del año.

Ven a la presentación de nuestra nueva apuesta, no te lo puedes perder el próximo jueves 29 de octubre a las 13:30 horas en Fruit Attraction 2015, que se celebra en IFEMA (Madrid), pabellón 10, sala A 10.8.

A la última en investigación de alimentación saludable

En Biosabor, empresa almeriense especializada en cultivos ecológicos desde hace más de 10 años y líder en exportaciones de productos frescos y ecológicos, trabajamos a diario en I+D para llevar productos frescos a tu mesa y que puedas disfrutar de todo el sabor en cada bocado. Para ello, tenemos nuestras fincas propias donde controlamos toda nuestra producción para garantizar la calidad y seguridad de nuestros alimentos.

El objetivo de nuestra agricultura ecológica es la producción de alimentos saludables, de un alto valor nutricional y organoléptico y libre de contaminantes químicos de síntesis.

Características de una Alimentación saludable

Los conceptos de “fresco” y “ecológico” van directamente ligados al de alimentación saludable, sin embargo, hoy queremos contaros un poco más sobre las características que tiene una alimentación sana y que tenemos en cuenta en la producción de nuestros productos:

  • Alimentación ecológica: Se trata de alimentos que se producen bajo procedimientos orgánicos. Estos métodos de cultivo se caracterizan por evitar  el uso de productos artificiales como fertilizantes, pesticidas o herbicidas durante el crecimiento de las plantas. Estos productos son más saludables ya que están libres de residuos tóxicos, que a medio o largo plazo pueden dañar nuestro organismo.
  • Frescura: Un factor clave de los productos sanos es su frescura. Que los cultivos sean recolectados en el momento preciso de maduración para que cada elemento llegue fresco a casa y esté listo para usarse.
  • Sabor: Aunque algunos consideren que la alimentación saludable generalmente no tiene mucho sabor, lo cierto es que no es así ya que mantienen el sabor, el color y el aroma del fruto. Los productos sanos y frescos destacan por mantener el sabor original del cultivo que al madurar de forma natural, sin productos químicos, mantienen su intensidad en cada bocado.
  • 100% natural: Es importante que los productos que lleguen a casa sean naturales, es decir, que no incluyan colorantes, conservantes ni aditivos que alteren el fruto. Al no contener sustancias artificiales, nuestro organismo los asimila de forma adecuada y no se alteran las funciones metabólicas. También, al crecer en suelos con fertilizantes naturales, los frutos conservan sus nutrientes por lo que contienen niveles mayores de vitaminas, antioxidantes o minerales esenciales.
  • Alimentación sin gluten: Quiere decir que tiene en cuenta cómo afecta su consumo a la salud de las personas, especialmente en aquellas que no toleran determinadas proteínas de cereales como el trigo o la cebada.
  • Sostenibles: Este tipo de productos son respetuosos con el medio ambiente, ya que el cultivo ecológico  colabora en la conservación del medio y evita la contaminación del aire, el agua y la tierra al evitar el uso de productos químicos sobre las plantas. Por este motivo, tampoco se generan residuos contaminantes y se aprovechan al máximo los recursos naturales disponibles.

Recuerda que estos no son los únicos factores que influyen en una alimentación saludable, también es importante mantener una dieta equilibrada que nos permita comer todo tipo de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales… que nuestro cuerpo necesita.

Recomendaciones para una alimentación saludable

Cuando oyes hablar de “dieta equilibrada” seguro que piensas la imagen de una pirámide llena de alimentos que se deben consumir en mayor o menor medida para llevar una alimentación sana.

imagen-post-1

La dieta mediterránea es una de las más completas que existen y en España disponemos de una gran variedad de alimentos que podemos combinar para llevar una vida más sana, pero ¿cómo podemos alimentarnos mejor en casa?

Te dejamos algunas recomendaciones que puedes seguir para tener unos buenos hábitos alimentarios:

  • Incorpora elementos variados a tu dieta diaria: Es importante consumir frutas y verduras diariamente, ya que son fuente de vitaminas, minerales y fibra. Se recomienda consumir las frutas enteras y las verduras en crudo porque así mantienen todas sus propiedades nutritivas. Puedes combinarlas en ensaladas o macedonias para incluir distintos tipos en un mismo plato.
  • 5 comidas al día: Aunque la mayoría de las personas realizan tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y cena), lo cierto es que se recomienda incluir una comida más a media mañana y otra entre el almuerzo y la cena. Puedes aprovechar estas comidas para consumir frutas de temporada que, además, te ayudarán a saciar tu apetito en las comidas posteriores.
  • Hidratación: El consumo de agua es indispensable para llevar una dieta saludable. Es importante porque el agua facilita las reacciones químicas que se producen en nuestro organismo. Se recomienda beber entre uno y dos litros de agua diarios, aunque en el caso de mujeres embarazadas y deportistas, su consumo debe ser mayor.
  • Planificación: Revisa semanalmente los productos que tienes en casa y planifica el menú de la semana siguiente. No es necesario que hagas la comida para toda la semana, simplemente tenerlo en cuenta para organizarte en casa. Algunas recomendaciones para tu planificación semanal:
    • El desayuno: Es una de las comidas más importantes del día y conviene realizar la de manera adecuada. Lo más recomendable es hacer un buen desayuno que incluya lácteos, cereales y frutas.
    • Media mañana: No deben pasar muchas horas sin comer entre el desayuno y el almuerzo. Puedes tomar una pieza de fruta, un yogur o una tosta o bocadillo ligero.
    • Almuerzo: Es conveniente incorporar alimentos de distintos grupos de la pirámide, como verduras, legumbres, pastas, carnes o pescados.
    • Merienda: Similar a la comida de media mañana, nos permite saciar el hambre antes de la cena.
    • Cena: Se deben consumir alimentos más ligeros y fáciles de digerir, para dormir tranquilamente y sin las molestias que puede ocasionar la digestión de una comida pesada.

Ahora que ya conoces algunos trucos para llevar una alimentación saludable, no olvides ponerlos en práctica en casa para comer de forma sana. Además, os esperamos en Fruit Attraction 2015 del 28 al 30 de octubre, donde presentaremos nuestro nuevo producto que te permitirá disfrutar de una alimentación saludable y mantener una dieta sana y equilibrada.

Te revelaremos nuestro secreto el próximo 29 de octubre en IFEMA (Madrid) a las 13:30 horas, en el pabellón 10, sala A 10.8.

Más información sobre nuestra presentación en Fruit Attraction 2015

http://fruitattraction.biosabor.com/

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡te animamos a compartirlo en redes sociales!

En otoño, alimenta tu sistema inmune

En otoño, alimenta tu sistema inmune

¿Eres de los que llegado septiembre te deshaces de todo lo que te recuerda al verano? ¿Aún asocias el gazpacho solo al calor y no a tu salud?

Pues si comes ensaladas para cuidarte en otoño y bebes zumo de naranja para prevenir tus resfriados, te vamos a convencer de por qué seguir bebiendo gazpacho después del verano.

Con la llegada del fresquito y la vuelta al trabajo tus defensas tienden a debilitarse y a ser más susceptibles de coger resfriados. En la mayoría de los casos, para curarnos rápidamente, recurrimos a antigripales o antibióticos que a la larga nos pueden acabar debilitando más y entrar en el ciclo de ponerte malo con cada cambio de estación. Para evitar esto lo mejor es tener tu sistema inmune fuerte y preparado para evitar así, en la medida de lo posible, tomar medicamentos y empezar el curso ya acumulando cansancio.

 

Ayuda a tu sistema inmune para no caer malo.

 

Determinados nutrientes son esenciales para el fortalecimiento del sistema inmune y con el ritmo de vida que hoy llegamos a veces resulta difícil llegar a tomar la cantidad de fruta y verdura idónea para obtener dichos nutrientes.

La OMS recomienda tomar diariamente unos 400 gr de fruta y verdura, dando preferencia a la verdura pues tiene menos azúcar que la fruta.

Resulta que un vaso de gazpacho Biosabor, con el beneficio añadido de ser 100 % ecológico, nos aporta 189 gr de verdura; es decir, casi la mitad de lo recomendado por la OMS y tan fácil como beber un vaso de agua. Si analizamos con detalle el porcentaje de ingredientes contenidos en un vaso de gazpacho comparado con un vaso de zumo de naranja, nos encontramos con que nos aporta aproximadamente los siguientes nutrientes:

 

NUTRIENTE 1 vaso ZUMO DE NARANJA
(250 ml)
1 vaso GAZPACHO
(250 ml)
Vitamina C (mg) 126,5 61,7
Vitamina A (IU) 496,0 679,4
Ácido fólico (mcg) 96,7 53,0
Licopeno (mcg) 0,0 3.317,7
Beta-caroteno (mcg) 82,0 1.024,6
Vitamina K (mcg) 0,2 3,0

 

 

Veamos ahora cómo benefician estos nutrientes a nuestra salud:

  • Vitamina C: es popularmente conocida por ayudar al sistema inmune en sus funciones, prevenir resfriados y participa en las funciones de cicatrización.
  • Vitamina A: es importante para mantener una buena fertilidad, funcionamiento del sistema endocrino y para una buena regeneración de tejidos y mucosas.
  • Ácido fólico: está involucrado en la prevención de la espina bífida y retraso del crecimiento fetal. También ayuda en ciertas anemias.
  • Licopeno: ejerce una importante función en el sistema cardiovascular, siendo un gran aliado del corazón. También actúa en el ojo, retrasando su degeneración y previniendo así la aparición de cataratas. Recordemos que el licopeno se absorbe mejor triturado y mezclado con aceite, lo que hará al gazpacho ideal para una mayor obtención de todas sus propiedades.
  • Beta-caroteno: potente antioxidante que previene el envejecimiento prematuro protegiendo especialmente a la piel y visión. También está involucrado en el buen funcionamiento del sistema inmune.
  • Vitamina K: participa en los procesos de coagulación, por lo que ejerce una acción importante en la prevención de hemorragias.

En definitiva, más de una razón para no abandonar el sabor del verano llegado el otoño y seguir alimentándote a ti y a los tuyos de una forma rápida, ligera, sabrosa y ecológica con gazpacho Biosabor.

Semana de la dieta Mediterránea

 

Esta semana está dedicada a la Dieta Mediterránea y en todo el país se están haciendo actividades para promocionar esta herencia cultural que tanto contribuye a la salud de los países que por su situación geográfica la disfrutan.

Entre todos los modelos de dietas ideales que se proponen constantemente, la Dieta Mediterránea es realmente la única que se ha incluido por el comité de la UNESCO en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y lleva a sus espaldas una gran lista de artículos científicos que avalan sus múltiples propiedades beneficiosas para nuestra salud.

Los ingredientes principales de esta dieta son “el aceite de oliva, los cereales, las frutas y verduras frescas o secas, una proporción moderada de carne, pescado y productos lácteos, y abundantes condimentos y especias, cuyo consumo en la mesa se acompaña de vino o infusiones, respetando siempre las creencias de cada comunidad”. Además de ser considerada un “elemento cultural que propicia la interacción social” sostiene el comité.

Fuente: http://www.edualimentaria.com/alimentacion-saludable-dieta-mediterranea/piramide
Fuente: http://www.edualimentaria.com/alimentacion-saludable-dieta-mediterranea/piramide

Figura 1: Pirámide de la Dieta Mediterránea Tradicional desarrollada por Oldways (traducida)

El primer estudio científico de envergadura que se publicó fue The seven countries (EEUU, Finlandia, Países Bajos, Italia, Yugoslavia, Japón y Grecia), que por primera vez demostró que los habitantes de países de la cuenca mediterránea presentaban una incidencia mucho menor de infartos cardíacos, mientras que en otros como Finlandia, EEUU y los Países Bajos se daban más casos de cardiopatías coronarias, asociado a las diferencias dietéticas entre estos países.

Desde entonces  cada vez hay más interés científico en buscar cuales son los protagonistas de la alimentación mediterránea, que tantos beneficios para la salud suponen, y como actúan. En la actualidad PREDIMED es el estudio mas completo que se está llevando a cabo en España para valorar los efectos de la Dieta Mediterránea en la prevención primaria de la enfermedades crónicas. En este estudio participan más de 90 investigadores y 7447 voluntarios con un alto riesgo cardiovascular en los cuales ya han podido comprobar como al llevar una dieta mediterránea con aceite de oliva virgen o frutos secos, disminuyen en al menos un 30% su riesgo de padecer estas enfermedades.

Dentro de los ingredientes principales responsables de lo saludable de la dieta mediterránea encontramos el tomate de nuestra tierra y sus derivados. Veamos cuales son los principales estudios para ellos:

  • Relación entre el consumo de gazpacho y la hipertensión arterial publicado en la revista “Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases”. En esta se comprobó como aquellos individuos que consumían gazpacho de manera regular disminuían considerablemente su tensión arterial debido seguramente a la sinergia entre los nutrientes contenidos en este cóctel de salud. Parece ser que los principales responsables sean el licopeno y la vitamina C.
  • El tomate y el cáncer. Hay muchísimos estudios que relacionan el papel del tomate en diferentes tipos de cáncer en particular próstata, pulmón y estomago . El principal responsable de esto parece ser el licopeno, que actúa mayoritariamente en la próstata, siendo especialmente beneficioso en el tumor que afecta a este órgano.

Un estudio publicado recientemente en la revista médica “Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention”, concluyó que tomar diez porciones de tomate a la semana (cada porción equivale a un tomate mediano o 150 ml de zumo de tomate) reduce en un 18% el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

  • El licopeno reduce el riesgo de sufrir un ictus.  Además de ser un potente antioxidante el licopeno ejerce una acción vasodilatadora mediante la cual produce la reducción de la hipertensión que veíamos antes, pero también gracias a esto puede proteger frente a la formación de coágulos en sangre. Por esto desde la sociedad española de cardiología se defiende que, aunque no se conozca exactamente el mecanismo de acción responsable, el consumo de licopeno pueda reducir el riesgo de padecer un evento cardiovascular. De hecho una publicación del la American Academy of Neurology observó que los hombres sometidos al estudio que poseían altas concentraciones de licopeno en sangre tenían un 59% menos de riesgo de sufrir un ictus isquémico y un 55% menos de riesgo de sufrir cualquier tipo de accidente cerebrovascular, incluidos los hemorrágicos, en comparación de los individuos con una menor concentración.

Trombosis venosa profunda
Fuente : http://www.curarconopinion.com/trombosis-venosa-profunda-un-riesgo-silencioso/