nutrición

La Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea

Hoy toca hablar de la Dieta mediterránea. Algo que a existido durante siglos, pero que recientemente se ha catalogado. En el año 2010, La UNESCO la reconoció como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La dieta mediterránea consta de alimentos propios de su agricultura local. Podemos abarcar en ella a los países mediterráneos, como España, Grecia, Italia, Portugal, Chipre, etc.

Vamos a ver cuál es la base y en qué consiste esta forma de alimentarse.

En su manera original, está basada en cereales integrales, legumbres, verduras, frutas, aceite de oliva, frutos secos, pescado, lácteos, huevos y cantidades moderadas de carnes (principalmente cordero, cabra, conejos y cerdo).

Es una dieta que va cambiando según las estaciones del año y esto aporta a nuestro cuerpo diferentes nutrientes a lo largo de las distintas estaciones. Por ejemplo, las futas invernales son más carnosas y calóricas, mientras que las frutas veraniegas son muy acuosas, con el fin de hidratarnos más.

¿Cuáles son los beneficios de la dieta Mediterránea?

  • Previene o mejora la diabetes. Al consumir hidratos de carbono complejos, de absorción lenta como son  los cereales integrales, legumbres, verduras y hortalizas, ayudan a regular la glucosa de nuestro organismo.
  • Reduce los niveles de colesterol en sangre, ya que al ser una dieta rica en fibra, ésta envuelve parte del colesterol procedente de los alimentos de origen animal y no es absorbido por nuestro organismo.
  • Es una dieta riquísima en antioxidantes debido a la cantidad de vitaminas y minerales que llegamos a ingerir con esta alimentación.
  • Previene la obesidad y puede ser un factor protector sobre el cáncer de colon. La fibra aportada por las verduras y hortalizas ayuda al tránsito y flora intestinal, equilibrando el peso.
  • Es una dieta cardioprotectora por la cantidad de grasa saludable que se utiliza, como el aceite de oliva (rico en ácidos grasos monoinsaturados, betacarotenos, y vitamina E) y el Omega 3 procedente de los pescados.

Toda la cuenca mediterránea era habitualmente de labranza y pastoreo. Las casas tenían sus huertas y algunos animales como cabras, corderos, cerdos y gallinas para alimentarse. Hay una gran diferencia entre consumir las frutas y verduras recién cortadas a que pasen días y días hasta su consumo. A demás de perder sabor y textura, van perdiendo propiedades. Es difícil consumir estos productos frescos, por eso, Bio Sabor, ofrece a través de su tienda online hortalizas recién recolectadas.

España es el país líder en Europa en producción ecológica de máxima calidad, no es así en su consumo. Es una lástima que productos naturales y libres de pesticidas crucen nuestras fronteras sin que nosotros, los españoles, podamos beneficiarnos de sus nutrientes y sabores.

Hoy en día, la alternativa está muchas veces, en la venta online. Gracias a ello, podemos recibir en nuestras casas productos saludables, ecológicos y frescos, recién cortados de las plantas. Sin intermediarios ni transportes internacionales y con todos sus minerales y vitaminas intactos.

Alimentación en la tercera edad

Alimentación en la tercera edad

Hola, los que seguís el canal ya sabréis que hemos hecho un vídeo sobre la alimentación infantil, otro sobre la alimentación en la infancia, y ahora toca hablar sobre alimentación en la tercera edad.

Hay numerosos estudios que demuestran que los malos hábitos alimentarios pueden causar enfermedades de todo tipo. Así mismo, llevar una buena alimentación está unida a tener una mejor salud física y mental. Por todo esto, nuestra alimentación nos ayudará a llegar a edades avanzadas, con una mejor salud y un menor deterioro.

La tercera edad es una etapa de nuestra vida, donde hay cambios físicos y psicológicos, diferentes a otras etapas. Es necesario nutrir nuestro organismo para que podamos disfrutar y adaptarnos.

Creo que tenemos que romper con los mitos de esa alimentación para abuelitos que no se mueven de casa y llevan una vida sedentaria. Actualmente los abuelos y, sobre todo las abuelas, cuidan de nietos, salen a comprar, cargan peso y en su tiempo libre, caminan para mantenerse ágiles. Así que no creo que haya que alimentarse con purés, sopas y pescado como algunos recomiendan (no tengo nada en contra de estos alimentos, es sólo que podemos afinar más en la dieta)

Veamos qué es lo que tenemos que reforzar en esta etapa:

  • Sistema óseo
  • Sistema digestivo
  • Sistema circulatorio
  • Estrés oxidativo o envejecimiento de las células

Algunas personas mayores sufren descalcificación o enfermedades relacionadas con los huesos. La alimentación puede hacer mucho en estos casos pero no tenemos que dejarnos llevar por la publicidad o por ideas preconcebidas. Cuando pensamos en este mineral, creemos que la leche es la única opción para aportar calcio. La realidad es quela mejor aportación cálcica es el calcio vegetal, que según estudios, es el más absorbido por la barrera intestinal, hasta un 75%, frente al 40% de absorción del calcio animal.

Este calcio vegetal se encuentra en frutas, vegetales, algunos frutos secos como almendras y en legumbres: espinacas, col rizada, berros, soja, garbanzos, almendras, higos secos.

Y pescados como: sardinas, salmón, almejas y berberechos.

Es muy importante que mastiquemos bien los alimentos para que sea mayor la absorción de este mineral. Por otro lado, la vitamina D y el magnesio, son los encargados de que el cuerpo asimile el calcio de los alimentos, por lo que es bueno, muy bueno, la exposición al sol o la suplementación de magnesio a cierta edad.

El sistema digestivo se va deteriorando con la edad, por eso, es común tener problemas de malabsorción o digestiones pesadas. Hay alimentos más difíciles de digerir que otros, pero saber combinar la comida, nos hará poder metabolizarlos más fácilmente y absorber sus nutrientes. Por ejemplo, la proteína, contenida en la carne, se convierte en un alimento que muchos mayores dejan de comer. Si la combinamos con hidratos de carbono como son las patatas, su digestión será muy pesada, mientras que, si la comemos con una ensalada de canónigos, que llevan enzimas digestivas en su composición, nuestra digestión será mejor.

Las frutas que más enzimas digestivas tiene son el kiwi, la piña y, sobre todo, la papaya. Es muy recomendable, para las personas con digestiones pesadas, tomar papaya de postre ya que sus enzimas digestivas ayudan a nuestro estómago e intestino.

El sistema circulatorio es el encargado de mandar, sangre, oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo. Es muy importante mantenerlo sano y sin inflamaciones. Con la edad va empeorando causando muchas enfermedades, aunque la alimentación puede ayudar mucho a mejorarlo. La comida con grasas trans o los alimentos procesados producen inflamaciones crónicas, llegando a provocar envejecimiento de las arterias y venas. Por otro lado, alimentos como el ajo, el jengibre o la cúrcuma, han demostrado a través de estudios, que favorecen la circulación debido a sus propiedades anticoagulantes y antinflamatorias. Así mismo, el limón, las nueces, el mijo, las pipas de girasol o la cebolla, ayudan a la prevención de trombosis y hacen que la sangre circule correctamente.

En la actualidad, muchos médicos e investigadores hablan de dietas o alimentos antioxidantes, que es lo mismo que decir antienvejecimiento.

Los antioxidantes como la vitamina A (betacaroteno), C, E, flavonoides, polifenoles y selenio, constituyen la base de todo tratamiento antienvejecimiento. Podemos obtenerlos en los pimientos, tomates, el brócoli, las berenjenas, los corazones de alcachofa, el perejil, las coles de Bruselas, los frutos con cáscara (nueces, avellanas…), las fresas, el té verde, el marisco y la carne roja, entre otros.

Uno de los alimentos más antioxidante de la dieta mediterránea es el gazpacho, ya que es la concentración de minerales y vitaminas crudos. Yo recomiendo su consumo durante todo el año, no sólo los meses de verano, ya que debería considerarse el elixir de la juventud.

Hay que hacer una mención especial a las sustancias que causan envejecimiento celular como son los pesticidas, la polución, el azúcar, grasas trans y algunos aditivos alimentarios. Nuestra alimentación actual tiende a estar muy contaminada de estos elementos, unidos a diversas enfermedades y trastornos. Por ello, debemos consumir alimentos ecológicos, libres de sustancias nocivas, que no sólo favorecen nuestra salud sino también la del planeta.

ADITIVOS ALIMENTARIOS

ADITIVOS ALIMENTARIOS

A todos no ha ocurrido que vamos al supermercado y compramos alimentos que creemos conocer, aunque la realidad es que no tenemos la menor idea de cuáles son sus ingredientes. Pongamos por ejemplo el pan. Uno creería que lleva harina, sal, levadura y agua, pero en su etiqueta leemos 15 ingredientes, 11 de lo cuales, no conocemos. Esos ingredientes extras, suelen ser aditivos alimentarios, y de esas sustancias os vamos a hablar hoy.

Es importante saber que la mayoría de los alimentos que consumimos a diario contienen aditivos. Algunos tipos de pan, platos preparados, cereales para el desayuno, carnes y fiambres envasados, refrescos, pizzas, sopas, salsas, alimentos congelados, etc. La lista es muy larga y nuestro desconocimiento nos deja en una posición de inferioridad como consumidores, ya que no sabemos qué estamos metiendo en nuestro organismo asiduamente.

¿Qué son los aditivos?

Las sustancias que se añaden a los alimentos para mantener o mejorar su inocuidad, su frescura, su sabor, su textura o su aspecto se denominan aditivos alimentarios. Algunos de ellos se llevan empleando desde hace siglos para conservar alimentos, como ocurre con la sal (en carnes como el tocino y los pescados secos), el azúcar (en las mermeladas) y el dióxido de azufre (en el vino).

Vamos a explicaros su clasificación en función de lo que ejerce el aditivo en los alimentos:

1. Aditivos que modifican características organolépticas o sensoriales del alimento. Por ejemplo: acidulantes, colorantes, potenciadores del sabor, edulcorantes, aromatizantes, humectantes, espesantes, emulsificantes, etcétera.

2. Aditivos que modifican características físicas o químicas del producto. Entre los que se encuentran: estabilizantes, acidulantes, emulgentes, gelificantes, espesantes…

3. Aditivos que modifican la duración de la comida. Algunos de los más conocidos son: humectantes, conservadores, encurtantes o antioxidantes.

Una característica de estas sustancias es que se nombran con la letra E seguida de números. Esa letra indica que ha pasado los controles sanitarios y que ha sido aprobada por la Unión Europea.

A continuación, aparecen los 3 o 4 dígitos:

  • El primer dígito indica la categoría a la cual pertenece el aditivo, el tipo de aditivo que es: E-1XX: colorantes; E-2XX: conservantes; E-3XX: antioxidantes; E-4XX: estabilizantes, emulgentes, espesantes, gelificantes y emulsionantes; E-5XX: acidulantes, correctores de la acidez, antiaglomerantes E-6XX: potenciadores del sabor; E-9XX: edulcorantes, varios.
    • El segundo dígito hace referencia a la familia del aditivo (en el caso de los colorantes indica el color, en el de los antioxidantes el grupo químico al que pertenecen).
    • El resto de dígitos se refieren a la especie en concreto y sirve para identificar la sustancia.

La industria alimentaria recurre a los aditivos por diversas razones, ninguna de ellas tiene que ver con su valor nutricional. Es decir, no tratan de hacer los alimentos más nutritivos sino alargar la duración, abaratarlos, conseguir que ofrezcan siempre la misma textura, el mismo color y sabor y, sobre todo, que su aspecto resulte atractivo a los potenciales compradores.

Los consumidores nos hemos acostumbrado a unos sabores demasiado dulces, salados e intensos. Ocurre lo mismo con las texturas, todo debe estar esponjoso, con una cremosidad y colores que nos son naturales. Así que nosotros mismos, demandamos esta artificialidad a la hora de comprar, convirtiéndonos en cómplices.

Se estima que al cabo de una año, una persona puede ingerir de 3kg a 25kg de aditivos en función del tipo de dieta que lleve. Lo más escalofriante es que los niños son los mayores consumidores de estos químicos, ya que la mayoría se añaden a los alimentos infantiles.

El problema que se presenta en la actualidad es que estas sustancias, aun estando admitidas por la Unión Europea, no están suficientemente estudiadas en el tiempo. No se sabe qué repercusión pueden tener en nuestro organismo, en determinadas cantidades, durante determinados periodos temporales.

Hay numerosos estudios que las relacionan con alteraciones hormonales, alergias, asma, hiperactividad infantil, incluso cánceres. Son demasiadas voces las que resuenan entre médicos y nutricionistas como para no hacerse eco y optar por la prudencia.

Por todo ello, desde Bio Sabor, una empresa ecológica que opta por la eliminación de tóxicos en sus alimentos, recomendamos una vuelta a la esencia. Sin artificios, ni químicos innecesarios nutricionalmente.

La opción más natural, siempre será la opción más saludable.

La alimentación en la adolescencia

La alimentación en la adolescencia

El vídeo de hoy trata sobre cuál es la alimentación más adecuada en la adolescencia. Nuestro cuerpo va evolucionando y cambiando a lo largo de nuestra vida. Aunque una dieta equilibrada, natural y sana aporta todos los nutrientes necesarios, no está demás hablar de las necesidades específica de cada etapa. En esta ocasión, hablaremos sobre los requerimientos nutricionales que hay en la etapa de la adolescencia.

¿Qué es la adolescencia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define la adolescencia como la etapa que transcurre entre los 10 y 19 años. Normalmente la dividen en dos fases; adolescencia temprana de 12 a 14 años y adolescencia tardía de 15 a 19 años. En cada una de estas etapas se presentan cambios fisiológicos (estimulación y funcionamiento de los órganos por hormonas, femeninas y masculinas), estructurales (anatómicos), psicológicos (integración de la personalidad e identidad) y la adaptación a los cambios culturales y/o sociales.

Como explicaremos a continuación, los adolescentes deben reforzar algunos nutrientes en sus dietas cotidianas ya que, en esta etapa de sus vidas, la talla y el peso aumentan de forma exagerada. Un 20% en la talla y un 50% en el peso.

Estas son las claves alimentarias en esta etapa de crecimiento y explosión vital:

  • “Más madera” Igual que el camarote de los hermanos Marx, el cuerpo adolescente necesita mayor número de calorías de calidad. La demanda energética está entre 2.200kcal y 2.800 Kcal por día. Estas calorías no deben ser vacías. Esto significa que deben comer alimentos con nutrientes. No es lo mismo comer una ración de salmón, que tiene muchas calorías y gran cantidad de omega, que una bolsa de patatas fritas con un refresco, que teniendo las mismas calorías no aportan nutrientes. Esta última opción hacer que el cuerpo engorde y no sacia su necesidad de minerales, proteínas, vitaminas, etc. 
  • El aporte proteico es vital para cubrir el proceso de formación y crecimiento de nuevos tejidos y estructuras orgánicas. Las proteínas tienen que estar incluidas en abundancia. Las encontramos en la carne y pescado, así como en legumbres.
  • Es importante evitar deficiencias vitamínicas. Las exigencias en vitaminas responden a las necesidades metabólicas derivadas de una mayor ingesta alimentaria. En teoría estos aportes están cubiertos con una buena dieta, pero es frecuente detectar niveles inferiores, sobre todo en las vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico.

Las sardinas son uno de los alimentos con más vitaminas del complejo B. Las legumbres y las yemas de los huevos aportan una alta cantidad también.

No debemos olvidarnos de la importancia de la vitamina C ya que facilita la absorción del hierro alimentario. Para asegurar estas necesidades vitamínicas es importante contar con una variedad de alimentos y la presencia diaria de frutas y verduras a ser posibles ecológicas.

  • ¡Hierro por favor! Las necesidades diarias de hierro son altas para dar respuesta al aumento de la masa muscular y del volumen sanguíneo (glóbulos rojos). Tenemos que tener en cuenta que es el inicio de la menstruación, así que el aporte debe ser elevado para evitar anemias. Lo encontramos en carnes rojas, mariscos, legumbres, espinacas, semillas de calabaza, Quinua, brócoli, tofu, etc.
  • Extra de calcio para los huesos. Prácticamente el 90% de la masa ósea queda constituida durante la adolescencia. Alrededor de los 30 años se produce la consolidación ósea, por lo que la adolescencia es un periodo clave para prevenir enfermedades óseas o problemas de osteoporosis en el futuro. Las recomendaciones aconsejan un aporte diario entre 1.200 y 1.500 mg. Para cubrir estas necesidades diarias de calcio podemos consumir no sólo productos lácteos sino: arroz integral, legumbres, almendras, higos, verduras de hoja verde, sésamo, algas, etc.
  • Que no falte el zinc. El zinc es un mineral esencial para nuestro organismo, ayuda al desarrollo óseo, fortalece el sistema inmunológico, interviene en los procesos hormonales, etc. El déficit de zinc en la adolescencia puede provocar un crecimiento deficiente, alteraciones hormonales y futuras patologías. Alimentos ricos en este mineral son las legumbres y frutos secos. Si el aporte proteico es adecuado, los requerimientos de este mineral han de quedar perfectamente cubiertos con la alimentación.

Todas estas recomendaciones se completan con un buen número de horas de sueño, muy necesario para esos cuerpos que se esfuerzan tanto cada día. ¡Crecer es agotador!

Debemos combatir los errores frecuentes que se cometen en la adolescencia como son los horarios irregulares, adicción a la comida basura o azucarada, y volverse más sedentario.

Una buena alimentación, no sólo les hará pasar esta etapa de forma saludable, evitando enfermedades, ayudándoles en su equilibrio psicológico, sino que también, sentará las bases nutricionales de futuros adultos. 

Nuestro sistema inmunológico.

Nuestro sistema inmunológico.

Vivimos en una época en la que el Sistema Inmunológico está en boca de muchos expertos. Siempre es necesario tener un Sistema Inmune sano y alerta, pero frente a una pandemia, cobra especial protagonismo nuestra propia defensa natural.

Hoy hemos charlado con el médico internista Juan Antonio Montes para que nos pueda dar algo más de luz sobre cómo la alimentación repercute, tanto ayudando como perjudicando, a nuestra salud.

Como habréis visto en el vídeo, nuestro ponente hablaba de cómo nutrir y ayudar, a través de la alimentación, a nuestras barreras defensivas.

El Sistema inmunitario tiene tres barreras de defensa:

  • La primera barrera está compuesta por las mucosas, la piel, el pelo, ácidos estomacales, enzimas, flora intestinal y epidérmica, etc.
  • La segunda barrera es el llamado Sistema Inmunitario Innato, con el que nacemos y no cambia durante toda nuestra vida. Son las células fagocitas, células killer (células asesinas), el proceso inflamatorio, proteínas antibacterianas, etc.
  • La tercera barrera es el Sistema Inmunitario Adaptativo. Este sistema se va haciendo a lo largo de nuestra vida y varía según la enfermedad. Aquí, las células reinas son los linfocitos que actúan de un modo muy específico contra los invasores. Están dotados de memoria para que su respuesta a esos virus o bacterias malignas, sea muy rápida.

A través de una alimentación adecuada, podemos ayudar a que las barreras estén fuertes frente a los patógenos o por el contrario, si nos alimentamos mal, podemos provocar que dichas barreras no solo no nos defiendan, sino que se pongan en nuestra contra, llegando a dañarnos.

Por todo esto, nuestras recomendaciones alimentarias para reforzar nuestras tres barreras inmunitarias son las siguientes:

  • Vitamina A. Se encuentra en carnes, pescados y derivados lácteos. Y en forma de provitamina A en frutas de color naranja, en verduras (sobre todo de hojas grandes y verdes) y vegetales.
  • Vitamina D. La obtenemos del sol por eso es muy importante intentar exponerse los rayos solares en invierno. A través de los alimentos, la localizamos en la leche y la yema de los huevos.
  • Vitamina C. Uno de nuestros mayores antioxidantes. La hayamos en frutas y verduras, pero sobre todo en los cítricos, pimientos rojos, brócoli, tomates y en verduras de hojas verdes.
  • Omega 3. Nuestra necesidad de Ácidos grasos Omega 3 es notable, ya que el cuerpo no los produce. Los podemos encontrar en los pescados, sobre todo en el salmón y el atún. También los obtenemos a través de nueces, semillas y aceites saludables.
  • Proteínas. Se hayan en las carnes y pescados de forma completa, es decir, con todos los aminoácidos necesarios. También están en las plantas, pero de forma incompleta. Es necesario ingerir proteínas frecuentemente ya que el cuerpo no las almacena.

Tan necesario es reforzar nuestras barreras a través de la alimentación, como no dañarlas. La forma en la que nos auto dañamos es a través de la comida muy procesada, como la bollería industrial, platos precocinados, pizzas preparada, etc.  Estos alimentos están llenos de aditivos químicos, grasas trans, azúcares y exceso de sal. No poseen nutrientes, por ello se les suele llamar comida vacía. Aportan gran cantidad de calorías sin nutrir a nuestro organismo, provocándole inflamación crónica, desnutrición y enfermedades. Cuando Hipócrates dijo aquella famosa frase: “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento” ya sabía lo necesario que es alimentarse bien para que tu Sistema Inmunológico pueda hacer su cometido, protegernos y sanarnos.

BIOSABOR TE AYUDA A COMBATIR LA ASTENIA PRIMAVERAL EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO

BIOSABOR TE AYUDA A COMBATIR LA ASTENIA PRIMAVERAL EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO

Y es que la época de la primavera, fin del invierno y llegada del verano, supone un cambio de temperatura que contribuye a bajadas de tensión además de ser la época de la alergia por excelencia. Si a eso le sumamos que nuestras salidas de casa están limitadas y que no siempre se adaptarán a nuestros biorritmos, hará que nos cueste más trabajo mantener la estamina.

Todos estos factores nos pueden llevar a la aparición de síntomas parecidos a los de la fatiga crónica y/o depresión (aunque menos intenso y de menor duración).

Pero que no cunda el pánico, hay ejercicios y alimentos que pueden ayudarnos a sobrellevar mejor esta situación.

Cada vez son más los estudios que apoyan como el seguimiento de una dieta mediterránea puede reducir la posibilidad de padecer enfermedades crónicas, como por ejemplo la depresión

.  En particular existen nutrientes de los alimentos que juegan un papel importante en su fisiología, veamos cuales son y en que alimentos encontrarlos:

  • Vitaminas que se ven disminuidas en situaciones de estrés y que será fundamental mantener unos buenos niveles en los momentos bajos:
Vitamina B6 atún claro > patata > plátano > guisantes > aguacate > pimiento rojo o verde
Vitamina B3 pechuga de pollo > atún claro > pez espada/emperador > maíz > guisantes
Vitamina
C
pimiento rojo > verde > brócoli > naranja > coles de
Bruselas > papaya > kiwi
  • Glutamina, precursor del GABA involucrado en la relajación. Los encontramos en proteínas de buena calidad > semillas de algarroba, lactobacillus casei, pan naturalmente fermentado.
  • Fibra, precursora de glutamina las encontramos en judías blancas > garbanzos = lentejas > alcachofa > coles de Bruselas > brócoli > guisantes > kiwi > zanahoria > manzana = naranja. El gazpacho ecológico también es buena fuente de fibra.
  • N-acetil cisteína, potente antioxidante que se encuentran en todas las proteínas de buena calidad, cereales integrales, frutos secos.
  • Pescado azul, contiene omega 3 imprescindible para mejorar la memoria y proteger las células del cerebro. Los principales son caballa > arenque > salmón > trucha > atún > gamba.

No solo es importante lo que se come, sino también lo que no se come.

Por esto será de igual importancia reducir el consumo de azúcar blanca, grasas trans, harinas refinadas y en general alimentos ultra procesados que ralentizaran las digestiones, el cuerpo y la mente.  En el periodo que nos está tocando vivir es fácil abandonarse a los malos hábitos pasando tanto tiempo en casa y con tanto estrés familiar y laboral, pero debemos recordar que nos pisa los talones un virus al que no le interesa tu situación personal y que sí distingue entre un organismo sano, con un sistema inmune fuerte y uno débil, decantando sus preferencias por este último. No se lo pongas fácil.

A pesar de todos estos factores, la principal responsable, de alterar el estado de ánimo de un ser humano es la serotonina. Esta hormona es producida en el cerebro desde el aminoácido triptófano. Su función en el organismo es amplia pues, además de ser responsable del estado de ánimo, está involucrada en diferentes mecanismos como la regulación de la temperatura corporal, la sexualidad, el humor, la ira, la agresión, el apetito e incluso el sueño. Esto último se debe a que el mismo aminoácido que sintetiza la serotonina, el triptófano, también sintetiza la melatonina, y entre ambas conforman un ciclo día/noche en el que una activa la desactivación de la otra. La melatonina se activa con la oscuridad y la serotonina con la luz del día. De esta forma, cuando la serotonina se activa y se elevan sus niveles en sangre con la luz de la mañana, la melatonina disminuye los suyos para permitir despertar un nuevo día.

Por esto es tan importante, sobre todo en personas con estados de ánimo vulnerables y momentos como los que estamos viviendo, respetar los horarios de sueño pues tanto el estar despierto durante la noche como el estar durmiendo durante el día puede alterar los niveles de ambas (y otras) sustancias en sangre y predisponer ya no solo a la astenia primaveral, sino a la depresión.

Merece la pena hacer una mención especial a la vitamina D, esa hormona (si, es una hormona) de la que tanto está dando que hablar este periodo de confinamiento debido a que normalmente la obtenemos cuando tomamos el sol y hasta ahora lo hemos sentido más bien poco.

La vitamina D juega un papel crucial tanto en el sistema inmune como en el estado de ánimo, así que doblemente importante tener unos buenos niveles. Para ello lo más importante es asegurarnos de que tomamos el sol diariamente como buenamente podamos, bien a las horas que podemos salir, bien aunque sea sacando los brazos, cara o parte que se pueda por la ventana ¡sin caerse!.


A través de la alimentación también podemos obtener vitamina D, principalmente la encontramos en: aceite de hígado de bacalao>congrio>salmón salvaje>salmón ahumado>sardinas>leche entera>queso graso>huevos.


Es importante destacar que los lácteos y huevos deben ser ecológicos pues si los animales no han estado expuestos al sol y criados en la oscuridad tampoco ellos habrán sintetizado la vitamina D. Esta vitamina es liposoluble, soluble en grasa y por tanto es importante elegir los alimentos enteros y no desnatados (tampoco azucarados ni edulcorados)

Recuerda como norma general para mantener tu salud a punto llevar una alimentación equilibrada consumiendo frutas y verduras ecológicas, como mínimo 5 veces al día (2 fruta y 3 verdura con al menos 1 en crudo) y mantener la actividad física. También tu estado mental es importante para mantener un estado de animo optimo, una buena gestión del estrés es la clave, recuerda que hay cosas en tu vida que no puedes cambiar pero si la manera de enfrentarte a ellas.

Fortalece tus defensas frente al COVID-19

Fortalece tus defensas  frente al COVID-19

¿A quién no le ha salido un herpes (causado por el virus varicela-zoster) después de una bajada de defensas o periodo de estrés?

Antes de que nos invadiese el COVID-19, ya sabíamos que la mejor y casi única manera de estar protegido frente a los virus, es tener un sistema inmunológico fuerte y esto se consigue adoptando 3 medidas fundamentales: teniendo una buena alimentación, practicando ejercicio físico regular y controlando del estrés.

Los coronavirus(CoV) constituyen un amplio grupo de virus que se encuadran dentro de la familia Coronaviridae.  A grandes rasgos, los coronavirus inician su replicación con la entrada de los viriones, forma infecciosa del virus, cuando pierden su envoltura y depositan su ARN viral en el citoplasma de la célula eucariota, donde el parecido con el ARNm del hospedador (persona infectada) le permite adherirse directamente a los ribosomas para su traducción y reproducción.

 Por microscopía electrónica, los viriones se reconocen por una pequeña “corona” que presentan a su alrededor y que justifica su nombre (Chen et al. 2020)

Foto 1. Morfología de los coronavirus. https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/Asesoramiento-salud-publica/infeccion-coronavirus-2019-nCoV/Documents/Informe-tecnico-Coronavirus.pdf

Las manifestaciones clínicas de una infección por coronavirus dependen, en gran medida, del tipo de virus y el estado de salud de la persona, pero los signos clínicos más comunes incluyen los propios de un resfriado común, destacando fiebre, tos y síntomas respiratorios. También se han notificado síntomas gastrointestinales, incluyendo diarrea. En los casos más severos, la infección puede causar bronquitis o neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, fallo o insuficiencia renal e incluso la muerte.  Para intentar mitigar el pánico que esto causa, destacar que la tasa de mortalidad es:

  • 0-9 años: –
  • 10-39: 0,2%
  • 40-49: 0,4%
  • 50-59: 1,3%
  • 60-69: 3,6%
  • 70-79: 8%
  • 80 o más: 14,8%

Siendo mayor en hombres (2,8%) que en mujeres (1,7%) y el principal factor de comorbilidad (enfermedades previas que aumentan el riesgo) es la enfermedad cardiovascular, con un 10,5% de mortalidad, seguido de la diabetes con un 7,3 % y las enfermedades respiratorias crónicas 6,3%.

No todas las personas expuestas son infectadas y no todos los infectados desarrollan crisis respiratorias. En consecuencia, la infección SARS-CoV-2 (nombre del virus que causa la enfermedad COVID-19) se puede dividir en 3 fases: fase I incubación asintomática, con o sin detección de virus; fase II periodo levemente sintomático con presencia del virus; fase III altamente sintomático con afección respiratoria y alta carga viral.

Durante la incubación y las etapas no severas, se requiere una respuesta inmune adaptativa específica para eliminar el virus y evitar la progresión de la enfermedad a etapas severas. Por lo tanto, las estrategias para aumentar las respuestas inmunes en esta etapa son muy importantes. Para el desarrollo de una respuesta inmune protectora de nuestro organismo en las etapas de incubación y no severa, la persona debe tener una buena salud general que genere inmunidad antiviral específica. Veamos cómo conseguirlo a través de una alimentación adecuada:

Aunque son múltiples los factores externos, no genéticos, que están involucrados en la inmunidad como puede ser el estrés, la práctica de ejercicio físico o toma de ciertos medicamentos, nos vamos a centrar en la alimentación por su gran capacidad de fortalecer el sistema inmune.  

Los alimentos están compuestos por macronutrientes como las proteínas, lípidos e hidratos de carbono; micronutrientes como las vitaminas y minerales, y sustancias fitoquímicas, compuestos con actividad biológica que no siendo necesarios para la vida, aportan beneficios extra para nuestra salud.

Este puzle de nutrientes nos permite mantenernos con vida cuando nos alimentamos, aportando además funciones específicas a muchos niveles más allá del peso. Veamos a nivel de inmunidad, cuáles son los nutrientes involucrados en este poderoso sistema de defensa que posee nuestro cuerpo:

Vitaminas y minerales

En general, las vitaminas y minerales desempeñan múltiples funciones para el correcto funcionamiento del organismo pero hay algunas que de manera particular contribuyen al buen funcionamiento del sistema inmune. Los minerales cobre, hierro, selenio, zinc y las vitaminas A, B12, B6, C, D y B9 (ácido fólico) están reconocidas por la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) por contribuir al correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Veamos sus acciones y en qué alimentos encontrarlos:

Tabla 1. Vitaminas y minerales vinculados con el sistema inmune y sus fuentes

Además de estas, que contribuyen de manera directa, hay otras vitaminas y minerales que lo hacen de manera indirecta, gracias a su actividad antioxidante como es el caso de la vitamina E, los beta carotenos y algunos polifenoles.

Tabla 2. Nutrientes antioxidantes

Vitamina D

Esta vitamina merece un apartado independiente por varias razones, la primera porque juega un papel crucial en el sistema inmune, la segunda porque se sintetiza con el sol y ahora no lo estamos tomando lo suficiente y tercero porque están aumentando alarmantemente en los últimos años los casos de deficiencias en población procedente de países tanto soleados como no soleados. Todas las vitaminas citadas anteriormente las podemos, y debemos, obtener fácilmente a través de una alimentación variada y saludable. Sin embargo, la vitamina D es escasa en los alimentos y principalmente se sintetiza tomando el sol directamente sobre la piel aunque cada vez esta práctica está resultando menos efectiva por diversos factores como la falta de tiempo al aire libre, uso de cremas solares, contaminación, estrés, cuarentena, etc.

Fuentes de alimentos de más a menos contenido en vitamina D: aceite de hígado de bacalao>congrio>salmón salvaje>salmón ahumado>sardinas>leche entera>queso graso>huevos.

Es importante destacar que los lácteos y huevos deben ser ecológicos pues si los animales no han estado expuestos al sol y criados e la oscuridad tampoco ellos habrán sintetizado la vitamina D. Esta vitamina es liposoluble, soluble en grasa y por tanto es importante elegir los alimentos enteros y no desnatados (tampoco azucarados ni edulcorados)

Recuerda: consumir ecológico, exponerte al sol como puedas (ahora aunque sea sacando los brazos por la ventana) y de no ser posible consulta con tu médico, farmacéutico o dietista-nutricionista la posibilidad de tomar un suplemento. Ojo, solo en este caso porque de manera general, una alimentación equilibrada consumiendo frutas y verduras ecológicas, como mínimo 5 veces al día (2 fruta y 3 verdura con al menos 1 en crudo), debe ser suficiente.

En Biosabor te ponemos fácil el poder seguir comiendo hortalizas, salmorejo y gazpacho ecológico con nuestra tienda on line https://biosabor.tienda/

Otros: ácidos grasos, probióticos, plantas y hongos.

Los ácidos grasos están extensamente relacionados con la funcionalidad del sistema inmune, las grasas pueden ser saturadas, consideradas proinflamatorias o insaturadas, antiinflamatorias. Dentro de las grasas no saturadas tenemos las monoinsaturadas (aceite de oliva y aguacate) y poliinsaturadas (pescado azul).  Este ultimo tipo de grasa, procedente de la dieta ha demostrado jugar un rol fundamental en la modulación de las funciones inmunes y procesos inflamatorios. En particular el omega-3 (un tipo de acido graso poliinsaturado) poseen beneficios demostrados sobre la respuesta inmune, función pulmonar, arteriosclerosis y artritis reumatoide entre otras.

Recuerda: consumir pescado azul 3 veces por semana priorizando pescados pequeños como el salmón, caballa o sardina. Si no consumes pescado puedes obtener omega-3 a través de fuentes vegetales como el aceite o semillas de lino (dos cucharadas al día de aceite o semillas molidas).

Otros alimentos que favorecen el fortalecimiento del sistema inmune son hongos ( reishi o shiitake), básicas (brocoli, coles), frutos rojos (arándanos, frambuesas, fresas), ajo y cebolla, y cualquier probiótico como el kéfir o la kombucha.

Todo este engranado de compuestos, hace que los alimentos puedan contribuir a nuestra salud o a nuestra enfermedad y que con nuestras elecciones diarias podamos decidir cuál queremos fomentar. En la situación que nos encontramos, la elección adecuada parece obvia y el saber que podemos ayudar de alguna manera a fortalecer nuestro cuerpo debería darnos la fuerza que necesitamos para no abandonarnos a elecciones impulsivas motivados por la desesperación y no por la razón.

Desde Biosabor te pedimos que lo hagas por tí, por tu familia, por tu comunidad, pónselo difícil al virus, cuida tu alimentación, mantente activo y sirve de ejemplo y motivación a tu entorno.

Foto 2. Invernaderos Biosabor

Especialistas en alimentación infantil

Especialistas en alimentación infantil

En Biosabor somo conscientes de que la alimentación infantil debe ser un objetivo prioritario para toda empresa relacionada con los alimentos que llegan a los niños. Bien a través de los supermercados o de comedores escolares.
Y es que la obesidad tanto en niños como en adultos es un problema mundial del cual todos somos o debemos hacernos responsables. Para que nos hagamos una idea de la dimensión del problema, señalaremos que en 2016 41 millón de niños por debajo de 5 años tenían sobrepeso u obesidad. En niños y adolescentes entre 5 y 19 años, por encima de 340 millones tenían sobrepeso u obesidad.

¿Cómo aportamos nuestro granito de arena ante esta situación?

Creando productos cuyas características contribuyan de manera positiva a la salud de la población y evitando todo tipo de ingredientes potencialmente perjudiciales. Por eso nuestros productos:

  • No contienen azúcares añadidos, el tomate frito contiene sirope de agave.
  • Utilizamos aceite de oliva virgen extra, considerada una grasa saludable.
  • No contienen grasas saturadas.
  • Son bajos en calorías
  • Todos nuestros productos contribuyen a aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Todos nuestros productos son a base de frutas y verduras no procedentes de concentrados y orgánicas.
  • Hemos diseñado productos de alto valor nutritivo.
  • No utilizamos conservantes, colorantes ni aditivos.

¿Cuáles son estos productos?

GAZPACHO

  • Elevada capacidad antioxidante demostrada. Un estudio de biodisponibilidad realizado (y detallado aquí) demostró que los ingredientes del gazpacho en su conjunto se absorben mejor tras la pasteurización.
  • Contiene un 90 % de hortalizas. Un vaso de 250 ml supone una de tus 5 porciones de fruta y verdura al día recomendadas.
  • Un vaso de 250 ml tiene 142,5 kcal, siendo el 72% procedentes de aceite de oliva virgen extra. Estudios demuestran que el consumo de aceite de oliva como parte de una dieta mediterránea no contribuye a la obesidad y previene enfermedades cardiovasculares (*)

* Estruch R, Ros E, Salas-Salvadó J,et al. PREDIMED Study Investigators. Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet Supplemented with Extra-Virgin Olive Oil or Nuts. N Engl J Med. 2018 Jun 21;378(25):e34

TOMATE FRITO

La mayoría de tomates fritos en el mercado utilizan azúcar refinado para reducir la acidez del tomate. Nosotros utilizamos sirope de agave cuyas cualidades son:

  • Es el doble de dulce que azúcar por lo que podemos utilizar la mitad de la cantidad
  • Tiene el índice glucémico más bajo que otros endulzantes como el azúcar o la miel.

El sirope de agave se extrae de las hojas del agave

ZUMO DE TOMATE CON GRANADA

Este original y exclusivo zumo es un elixir nutritivo. Nuestros análisis muestran que es rico en antioxidantes y polifenoles, más que otros zumos similares que se anuncian como ricos en antioxidantes.

Tabla 1. Polifenoles totales contenidos en el zumo de tomate con granada comparado con otras marcas comerciales. Análisis realizado en la estación experimental Las Palmerillas, Almería.

ZUMO DE TOMATE CHERRY

Zumo bajo en calorías con menos azucares totales (naturalmente presentes en este caso) que otros zumos de frutas.

¿Sabías que los azúcares naturalmente presentes contenidos en zumos procesados podrían ser tan malos para tu salud como los azúcares refinados añadidos? Ya lo hemos visto en alguna ocasión donde comparábamos gazpachos con zumos verdes. En el proceso industrial el zumo necesita ser filtrado, en este proceso la fibra se separa de los azucares volviéndose estos libres (sobre todo si se quita la fibra) y causando picos de glucosa en sangre que podrían derivar en obesidad a la larga.
El tomate es naturalmente bajo en azúcares de manera que cuando el proceso industrial ocurre incluso los azúcares que se liberan son pocos.
Además, el tomate cherry concentra más licopeno, un potente antioxidante abundante en el tomate.

Estas es una selección de las mejores opciones para que los más pequeños puedan consumir frutas y verduras donde antes consumirían un snack o zumo poco saludable. Con esto no queremos que se sustituya el consumo de fruta y verdura fresca sino que lo sumemos a este y sobre todo desplace a alimentos insanos que se suelen tomar en meriendas y como bebida durante la comida. Cualquiera de estas opciones es fantástica para toda la familia pues en Biosabor creemos que lo que es bueno para ti es bueno para ellos y viceversa.

¿Por qué seguimos consumiendo bebidas light o zero?

¿Por qué seguimos consumiendo bebidas light o zero?

Aunque un reciente estudio haya demostrado que las bebidas light edulcoradas pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, entre otras, ya sabemos desde hace tiempo que tanto azúcares como edulcorantes son serios enemigos de nuestra salud. Aun así seguimos consumiendo despreocupadamente bebidas azucaradas y edulcoradas lo cual resulta paradójico en una era de gran preocupación por la salud y por el culto al cuerpo.

EL ESTUDIO 

El estudio recientemente publicado por la American Heart Association (AHA Journal) dice que “beber dos o más bebidas endulzadas artificialmente al día está relacionado con un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares causados ​​por coágulos, así como con ataques cardíacos y muerte prematura en mujeres estadounidenses de más de 50 años”. Estas conclusiones podrían permitir a algún oportunista pensar que tanto hombres como mujeres menores de 50 como cualquiera que tome menos de 2 bebidas de este tipo al día, no se den por aludidos pero no podemos olvidar que cuando el río suena agua lleva y que este estudio no es la única lanza que apunta a los aspectos negativos de este tipo de bebidas.

EL AZÚCAR

Cuando saltaron las alarmas con respecto a los peligros del azúcar para la salud, los edulcorantes vieron su oportunidad y se proclamaron como sustitutos con la esperanza de reducir los daños que el azúcar causaba. Por suerte o por desgracia, otro reciente estudio ha podido demostrar que el consumo de edulcorantes no aporta ningún beneficio para la salud. La revisión publicada por el British Medical Journal pudo comprobar como no había diferencias en perdida de peso ni niveles de glucosa en sangre entre participantes que consumían azúcar o los que elegían edulcorantes.

Ya hemos comentado en otros artículos como el consumo en general de productos edulcorados, bien refrescos, zumos o yogures pueden incluso perjudicar al peso pues genera una falsa sensación de saciedad y al poco tiempo aparece un hambre mayor. Esto no ocurre con un yogur natural entero por ejemplo cuyo contendido en grasa hace que sea más saciante y se reduzca la ansiedad por la siguiente comida.

EL GAZPACHO

Lo mismo ocurre con snacks vegetales como el gazpacho donde el contendido en aceite de oliva aumenta la sensación de saciedad durante más tiempo. El gazpacho además es una bebida refrescante, pero además muy nutritiva y es que no todo en la vida son las calorías. Si queremos perder peso y solo nos preocupamos de contar calorías y no de obtener saciedad y nutrientes, el objetivo no se conseguirá, seguro no a largo plazo.

Una parte muy importante a la hora de involucrarte activamente con tu salud es mirar las etiquetas, sabiendo interpretar las listas de ingredientes y etiqueta nutricional podemos hacer una buena elección, siendo casi más importante lo primero que lo segundo.

Veamos algunas listas de ingredientes de bebidas habituales cuyo consumo no se considera saludable.

Etiquetas de productos con edulcorantes sacadas de la web de cada marca

LOS EDULCORANTES

Otra consecuencia negativa de los edulcorantes que está en estudio, es el daño que pueden provocar a la flora intestinal, induciendo disbiosis (desequilibrio), que está cada vez más relacionado con multitud de enfermedades (trastornos metabólicos, enfermedades crónicas, enfermedades autoinmunes, alteraciones gastrointestinales, enfermedades neurodegenerativas, etc). Así lo afirma este interesante post sobre edulcorantes de Norte Salud y recoge sus conclusiones en este ilustrador esquema donde vemos que, elijamos azucarado, edulcorado, light o zero la sensación dulce en el cerebro es la misma y la repercusión sobre la obesidad igual de negativa.

https://nortesalud.com/sin-azucar-no-es-igual-a-saludable/

La estrategia clara es reducir los alimentos artificialmente dulces y no sustituir unos por otros.

En Biosabor tenemos la certeza de que las bebidas naturales de verduras puedes suponer una buena alternativa a este tipo de bebidas pues si nos fijamos en la lista de ingredientes de un gazpacho podemos sacar las conclusiones nosotros mismos.

Listado de ingredientes y tabla nutricional Gazpacho Biosabor

Caqui, regalo de otoño

Caqui, regalo de otoño

¡¡Aprovecha para comer caqui que se acaba la temporada!! Se suele dar durante el otoño acabando en diciembre aunque también nos podemos encontrar algunas variedades hasta enero. ¿Sabías que en algunos lugares esta fruta se conoce como “palo de santo”? Principalmente porque los caquis suelen madurar a principios de noviembre, coincidiendo con la festividad de “Todos los Santos”.
Los caquis, además de poseer un sabor muy especial y dulce, destacan por su gran valor nutricional principalmente vitaminas, sobre todo del grupo A, carotenos, vitamina C y vitaminas B2 y B2 y minerales como el potasio, el magnesio y el fósforo.

CURIOSIDADES

Como está ocurriendo de manera generalizada con tantos cultivos, la producción de caqui y persimon en ecológico va en aumento, en los últimos 10 años se ha pasado de 2000 a 17000 hectáreas (datos de 2016)  lo que ilumina una gran tendencia y oportunidad para nuestro sector.

La principal zona de cultivo en España es la comunidad valenciana, denominación de origen Ribera de Xuquer, donde el caqui está ganando popularidad frente a otros cultivos tradicionales como la naranja. Esto es debido a que hace aproximadamente 15 años y gracias a las tecnologías postcosecha, al caqui pudo eliminarse la astringencia de la pulpa, permitiendo su consumo en su estado optimo de madurez como una fruta de firmeza similar a una manzana y con una vida comercial mucho más duradera. Esto supuso la aparición de un nuevo producto que permitía su comercialización en todos los mercados pudiendo apreciar los consumidores sus características organolépticas tan peculiares. La marca comercial Persimon engloba al caqui producido bajo la denominación de origen Ribera Xuquer, que seguramente sea el que más consumimos actualmente.

 

Composición nutricional pérsimon. Mataix et al.

 

NUTRIENTES

Los protagonistas son los carotenos, que son los pigmentos involucrados en el proceso de fotosíntesis de la planta, y los responsables del color anaranjado del caqui. Los carotenos son variados y algunos de ellos pueden a actuar como vitaminas en el organismo.

El alfa y beta caroteno, una vez ingeridos, se transforman en vitamina A, involucrada principalmente en la fertilidad, sistema endocrino y  regeneración de tejidos y mucosas. Los carotenoides también presentan propiedades antioxidantes, debido a su función de protección frente a radicales libres en las plantas. Esta función consiste en la inhibición o reducción del estrés oxidativo a nivel celular, lo que se traduce en una capacidad de activación del sistema inmune y su papel en la prevención de enfermedades degenerativas como el cáncer, cardiovasculares, degeneración macular relacionada con la edad y  formación de cataratas.

FIBRA

Además, el contenido moderado en fibra soluble de los caquis regulan el transito intestinal según necesitemos. Un caqui en su punto de madurez ejercerá un efecto laxante debido a que las pectinas y mucílagos retienen agua, aumentando el volumen de las heces facilitando su evacuación. Por el contrario un fruto maduro tiene un mayor número de taninos y ejercerá un efecto astringente, lo contrario a laxante. Este efecto es popularmente conocido en el plátano, a través del mismo mecanismo.

Aquí reside la diferencia principal entre el caqui y el persimmon, que este ultimo es simplemente un caqui inmaduro que se recoleta antes y por tanto debe sufrir un proceso para quitarle la astringencia que desaparece con la maduración.

PRECAUCIONES

No obstante, y a pesar de sus múltiples beneficios, a la hora de consumirlos hay que tener presentes ciertas precauciones. Las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieran de dietas especiales controladas en dicho mineral deben tener en cuenta el alto contenido en potasio de los caquis. Por último, los enfermos de diabetes han de tener cuidado con el contenido en azúcar de esta fruta, sobre todo cuando está maduro pues puede llegar a tener hasta 127 kcal por 100 g y 12 g de azúcar.

COSMÉTICA

Con el caqui también se puede hacer una mascarilla para pieles secas. Basta con sacar la pulpa de un caqui maduro (una cucharada pequeña), reducirla a puré, añadirle una cucharada de postre de aceite de oliva y moverlo todo hasta que se mezcle. Una vez que tengamos la cara lavada, aplicamos esta mezcla en rostro y cuello, aunque evitando la piel que hay bajos los ojos. Dejar actuar media hora y lavar con agua abundante.

GASTRONOMÍA

El caqui se consume sobre todo fresco y bien maduro, aunque también se emplea para la elaboración de postres, bebidas, batidos, helados y confituras. En Estados Unidos, China y Japón, este fruto desecado se consideran un manjar exquisito.

 

MOUSSE DE CAQUI

Ingredientes para 2 personas

  •   2 caquis muy maduros
  •   1 cucharadita de semillas de chía
  •   1 pedazo de jengibre fresco rallado
  •   1/2 cucharadita de canela en polvo
  •   1 nuez tostada (o remojada)

Instrucciones:

  1.  Hidratar la chía en un poco de agua (cubrir), por unos 10 minutos o hasta que se forme un gel. Este gel, aparte de ser muy saludable, va a actuar como espesante vegetal.
  2.  Cortar los caquis por la mitad y sacar la pulpa con la ayuda de una cuchara.
  3.  Poner todos los ingredientes en una batidora o Termomix hasta que esté cremosa.
  4.  Poner la mousse en vasitos individuales y decorar con semillas de chía por encima. Refrigerar hasta servir.