antioxidantes

NUEVO GAZPACHO BIOSABOR

NUEVO GAZPACHO BIOSABOR

Aunque el veranos se haya acabado teóricamente, el calor sigue aquí y las ganas de refrescarnos, hidratarnos y nutrirnos también. Como además queremos que el gazpacho no entienda de modas ni de calendarios, os presentamos nuestro nuevo gazpacho fresco. Aquí te explicamos por qué es diferente y las 3 razones por las que no puedes dejar de probarlo:


1. ¿Qué tiene diferente el nuevo gazpacho fresco de Biosabor con respecto al resto de nuestros gazpachos y otros en el mercado? Pues bien, la principal diferencia está en el tratamiento de conservación. Después de mucho estudiar cual era la mejor opción para mantener al máximo las propiedades de nuestra materia prima ecológica, nuestros estudios concluyeron que utilizar calor como método de conservación aumenta la liberación de los compuestos nutritivos contenidos en el gazpacho como veremos a continuación. Después de años investigando en diferentes formulas que dieran con el gazpacho más nutritivo, descubrimos que la clave no estaba en la búsqueda de ingredientes ni de recetas, sino de técnicas de envasado y conservación ya que si se trata el producto de una manera inadecuada, por más superalimentos que sea, el producto final puede estar exento totalmente de nutrientes.
A la hora de elegir el tratamiento lo primero a tener en cuenta serán los nutrientes de los ingredientes a tratar pues, por ejemplo, no se comportarán igual los carotenos que la Vitamina C. Como vimos en este artículo,  la Vitamina C se pierde al aplicar calor pero en cambio el licopeno aumenta con este.
Como el licopeno es el nutriente principal del tomate y este tiene acción antioxidante, esta es la razón por la que todos nuestros análisis mostraban que al aplicar un tratamiento térmico al gazpacho aumentaba su capacidad antioxidante con respecto al recién hecho y a otras técnicas con las que comparamos como la alta presión o los pulsos eléctricos. Por esto optamos por un producto no pasteurizado calentado hasta 65º para asegurar un aumento de la capacidad antioxidante y una reducción de la carga microbiana.


2. Hemos elegido mantener el envase tetra prisma para no sumarnos a la psicosis del plástico que ya está pasando una cara factura medioambiental. Aunque cada vez usamos mas envases de plástico, cada vez somo más conscientes de que ellos destruirán el planeta si no hacemos algo urgente para impedirlo. Ya son varios los supermercados que han retirado las bolsas de plástico y que se han comprometido a ir eliminando el plástico completamente de sus instalaciones. También hay movimientos que invitan a hacer retos de varios días sin plástico o dar pautas para ir reduciendo su uso como las de lessplastic.co.uk.


3. Potenciamos el sabor de nuestro gazpacho con pimiento rojo sweet Palermo. Este pimiento no es un pimiento cualquiera, está especialmente concebido para su consumo en crudo pues tiene una carne fina y sabor muy dulce, además de un contenido en vitamina C cuatro veces superior al de una naranja y superior sin duda a cualquier fruta y verdura de las habituales en nuestra dieta. El pimiento rojo sweet Palermo tiene 190 mg de vitamina C en 100 gr de producto, si miramos esta tabla que compartimos en otra ocasión podremos ver como esta cantidad es muy superior a la del resto de frutas y verduras.

Generalmente los gazpachos convencionales se elaboran con pimiento verde pero hemos podido comprobar como este deja un ligero amargor que con el rojo no ocurre, además de conferir un color rojo más intenso de manera natural sin necesidad de añadir colorantes artificiales.

Por estas tres razones y porque mantenemos el sabor de nuestro gazpacho tradicional que tanto gusta, te invitamos a probar esta nueva ensalada liquida lista para beber.

 

Presente y futuro de la alimentación según Alimentaria 2018

Presente y futuro de la alimentación según Alimentaria 2018

La pasada semana, del 16 al 19 de abril, tubo lugar la feria Alimentaria 2018, un encuentro para el sector de alimentos y bebidas imprescindible donde se encuentran la alimentación, gastronomía y equipamiento hostelero.  En los 8 pabellones que conformaban esta feria participaron cerca de 4500 expositores, una cuarta parte de los cuales procede de fuera de España.

Esto permitió que tanto visitantes como expositores pudieran saborear las últimas tendencias, tanto aquello que estamos viendo actualmente en los mercados y restaurantes, como las que está por venir.  

Para aquellos que no pudisteis disfrutar esta pasarela de innovación y sabor os dejamos las tendencias más destacadas para nosotros desde el punto de vista de la industria de alimentos y bebidas con punto de mira en la producción vegetal y ecológica. 


EL ECOLÓGICO

Que el consumo de ecológico es tendencia y está en alza es bien sabido y se reflejó en la feria donde el pabellón 1 estaba enteramente dedicado a todo tipo de productos ecológicos. Incluso fuera de este pabellón encontramos empresas cuya actividad principal no es el bio pero ya están lanzando productos que si lo son.  Paradójicamente hemos visto grandes empresas cuya estrategia nunca ha contemplado el ecológico ni de lejos pero se han sumado rápidamente a esta tendencia y ya lucen sus productos Eco.  Nos enorgullece recordar que en Biosabor somos eco desde nuestro primer día.


LO VEGETAL

Otra clara tendencia es a utilizar cada vez más productos de origen vegetal como sustituto de lo animal. Ya no solo para el nicho de vegetarianos sino para el de gente que cada vez más elige opciones vegetales aun siendo omnívoros. Un ejemplo de esto es las leches y yogures a base de soja, avena, almendra o coco, la oferta es cada vez mayor y esto obliga a la industria láctea a incorporar en su cartera de productos opciones a base de dichos ingredientes.  También están apareciendo cada vez más hamburguesas a base de proteína vegetal, barritas energéticas, quesos veganos, caviar a base de chía, etc.


FORTIFICACIÓN MÁS NATURAL

Con ingredientes en vez de sustancias. El enriquecimiento o fortificación de productos no es nada nuevo pues llevamos viendo las declaraciones  “con” o “rico en” en los envases de productos desde hace ya unos años. Lo que si ha cambiado es el qué añadimos pues se ha pasado de añadir nutrientes a añadir ingredientes ricos en dichos nutrientes. Por ejemplo, una de las primeras leches enriquecidas fue la Puleva omega 3 y ahora la estrategia ha cambiado a Puleva Omega 3 con nueces. Muchos son los productos que de la misma manera han incorporado ingredientes considerados superalimentos simplificados como soja en lugar de isoflavonas, frutos rojos en lugar de antioxidantes o avena en lugar de fibra. Todos estos nutrientes están contenidos en dichos alimentos de manera natural pero por motivos evidentes no será igual extraer, microencapsular y volver a añadir la molécula aislada que añadir el alimento en sí.

Ligado a esto se puede observar que el consumidor prefiere ingredientes nutritivos pero que pueda pronunciar y que conozca mínimamente la procedencia. En definitiva, simplificar y conocer lo que consumimos.


MÁS GRASA Y MENOS AZÚCAR

Durante los últimos tiempos hemos visto todo tipo de productos reducidos en grasa proclamándose como “light”, “sin”, “0%” pues se pensaba que la reducción de las grasas en este tipo de productos implicaría la reducción de la grasa corporal. Nada más lejos de la realidad, la obesidad y enfermedades cardiovasculares siguen en aumento y parece que los productos desnatados no hayan contribuido más que a la desnutrición que conlleva reducir la ingesta de grasas y vitaminas liposolubles. En su lugar, cada vez que se quitaba la grasa de un producto se le ponía azúcar, un edulcorante o derivado ¿no habrá sido peor el remedio que la enfermedad?. Si aún tienes dudas visita nuestra entrada referente a si las grasas engordan o no. 

Investigadoras del centro tecnológico AZTI describían como el consumo de grasas en la historia de la humanidad se asociaba a la evolución y actualmente el de azúcares a la involución.  La reducción o eliminación de azucares y edulcorantes de entre los listados de ingredientes es una estrategia urgente que puede apoyarse del beneficio que supone preservar la grasa lo que aumenta el sabor, la absorción de nutrientes y la saciedad posterior a su consumo. Mucha gente experimenta con asombro como tras comer un yogur desnatado, edulcorado, se tiene más hambre que antes de haberlo tomado. Esto se debe a que la respuesta del cerebro ante la sensación de falso dulzor que proporcionan los edulcorantes, puede llegar a ser incluso más agresiva que cuando tomamos azúcar al “sentirse engañado”. 


 ENVASES DE CONVENIENCIA Y SNACKS SALUDABLES

El ritmo de vida que llevamos la sociedad actual pauta que progresivamente se reduzcan el tamaño de las comidas y aumente su frecuencia, esto fomenta necesariamente la aparición de cada vez más snacks saludables y formatos de conveniencia monodosis. Los conceptos “ready to at” “snack” “on the go” “shot” marcan una tendencia clara hacia comidas pequeñas y concentradas.

Esto se puede observar claramente en los envases de zumo que pasan de contener 1L a los novedosos shots de 100 ml

Snacks de frutas y verduras crujientes sin freír también cobran cada vez más protagonismo así como barritas proteicas y energéticas vegetales y más saludables.  ¡También snacks a base de insectos!


ETIQUETAS LIMPIAS

Cuando vamos a elegir un alimento parece que cada vez se complica más el proceso pues nos encontramos etiquetas saturadas de ideas, conceptos e imágenes con el fin de captar nuestra atención pero que puede resultar en una abrumadora decisión. Esto junto con unos etiquetados nutricionales que cada vez incluyen más información hace que sea necesario casi un master si se quisiera entender toda la información que contiene. Por esta razón las nuevas estrategias van encaminadas a limpiar los envases y que cada vez la información sea más clara y concisa para el consumidor pues entre declaraciones como “rico en vitamina B”, “ayuda a tus defensas”, “sin gluten”, ”ecológico”,  “natural”, “sin grasa”, et. uno acaba por comprar siempre lo mismo, comprar por impulso o no comprar.


 LISTADO DE INGREDIENTES HONESTOS

Lo mismo que con las etiquetas, los listados de ingredientes se demandan cada vez más cortos y con ingredientes más saludables. Si nos fijamos en los ingredientes de productos envasados nos llevaremos muchas sorpresas pues uno nunca debería encontrarse ingredientes que no sean los esperados en el producto. Cada vez más los consumidores desconfían de los productos, de hecho, nuestra sorpresa en el stand de Biosabor fue encontrar muchos visitantes que se esperaban encontrar colorantes, aditivos o conservantes entre los ingredientes y se sorprendían al no ver más que los ingredientes esperados en un gazpacho.  

Biosabor presentó con éxito un nuevo gazpacho que se lanzará este verano con una caducidad de 40 días, una menor pasteurización, equilibrio perfecto entre conservar el alimento de manera segura sin destruir nutrientes y aumentar aquellos que absorben mejor tras calentar. ¡¡Próximamente del campo a tu frigorífico!!

Laura Martín, Comercial V Gama Biosabor en Alimentaria 2018

 

 

 

Cómo recuperar la concentración y la energía en septiembre

Cómo recuperar la concentración y la energía en septiembre

Se acabó lo bueno, el verano ya pasó y ahora toca arrancar motores. ¿Quién no se encuentra desganado y desconcentrado?

Durante las vacaciones es de esperar que aumenten los encuentros sociales, casi siempre acompañados de comidas abundantes y alcohol. También ocurre con frecuencia que los horarios y tipos de comidas cambien en función de los viajes o diferentes rutinas de veraneo que cada uno elija o le toque, razón por la que se tiende también a hacer menos ejercicio.

Pasar de esto a la normalidad del trabajo, la familia, las actividades, etc. puede resultar bastante traumático para muchos, y si además le sumamos los remordimientos tras los excesos del verano que nos llevan a dietas aburridas y restrictivas, el conjunto puede resultar en un desastre emocional.

 Por esto es muy importante que la vuelta a la rutina vaya acompañada de una alimentación no enfocada a adelgazar o a depurar, sino a recuperar la concentración y el tono perdidos

Cojamos un poco de perspectiva: solemos decir que algo está “oxidado” cuando lleva tiempo sin usarse. Como sucede por ejemplo con la cadena de una bici que ha pasado demasiado tiempo en el garaje y tenemos que engrasar antes de volver a montar en ella. Nuestro organismo es también una máquina en muchos sentidos, la mejor diseñada que existe, por lo que igualmente necesitará antioxidantes y ácidos grasos esenciales para poder arrancar e invocar de nuevo la concentración perdida, sacando así al cuerpo del letargo veraniego.

Veamos cuáles son los principales pilares que, junto con estos, nos sostendrán en septiembre:


  1. Hacer 5 comidas pequeñas al día para evitar bajones de azúcar en sangre que disparen las ganas de dulce. Especialmente teniendo en cuenta que aquellos que hayan sucumbido a menudo a los tentadores helados ya estarán sufriendo el síndrome de abstinencia. Si a esto le sumamos una dieta muy restrictiva, el deseo por comer podría hacerse mucho mayor, pues el cambio es muy brusco y supone un gran estrés para el organismo.

  2. Aumentar los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales involucrados en la memoria, como las nueces, las almendras, el pescado azul o el aceite de oliva. Otro gran mito en alimentación es pensar que los frutos secos engordan y hay que retirarlos de la dieta, cuando lo cierto es que aportan una gran cantidad de nutrientes esenciales para la salud en general y en particular para la memoria y el estado de ánimo. Los frutos secos son ricos en los ácidos grasos omega 3 (sobretodo las nueces) involucrados en la memoria y buen funcionamiento del cerebro y triptófano (sobretodo los anacardos), precursor de la serotonina, popularmente conocida como “la hormona de la felicidad”.                                Además, hay estudios que han demostrados que seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos no hace aumentar de peso sino todo lo contrario. Siempre que se trate de frutos secos crudos, nunca fritos.

  3. Aumentar el consumo de alimentos ricos en componentes de acción antioxidante, como:
  • La vitamina C contenida en pimientos rojos, coles de Bruselas, brócoli, kiwi o fresas.
  • La vitamina E contenida en almendras, semillas de girasol, yema de huevo, aceite de oliva o espinacas.
  • Los carotenoides presentes en zanahoria, espinacas, berros, pimientos rojos, judías verdes, tomates o sandías.
  • Los polifenoles en frutos rojos, granadas, berenjenas con piel, té verde o manzanas.
  • Ya hemos visto en varios artículos anteriores cómo los gazpachos ecológicos Biosabor son una fuente excelente de antioxidantes de fácil absorción.

  1. Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, como judías, lentejas, garbanzos, chufa, alcachofas, guisantes o zanahorias, así como elegir cereales integrales para evitar el estreñimiento que a veces ocasiona el cambio de horarios, de rutina y alimentos. Hay que tener en cuenta que, si no están bien diseñadas, las dietas restrictivas y detox pueden agravar este padecimiento.                                                                                                                                                                                                                                                               Beber mucha agua también ayudará, y no podemos olvidar que un tránsito intestinal irregular puede entorpecer una buena concentración. Al intestino se le llama el “segundo cerebro”, y en sentido metafórico podríamos decir que “intestino lento, cerebro lento” .

  2. Nuestro estado de ánimo influye muy directamente en la calidad de nuestros hábitos de alimentación, y viceversa, y todos sabemos que y septiembre suele conllevar un bajón doble por la vuelta al trabajo y la disminución de horas de sol. Recordemos que, por ejemplo, los habitantes de los países con menos horas de luz al año registran mayores tasas de depresión. Por suerte para los países mediterráneos, septiembre casi siempre es un mes de relativo buen tiempo, por lo que podremos tomar un poco de sol cada día para ayudar a nuestro organismo a sintetizar melanina y vitamina D, involucrada también en el estado de animo como vimos en el artículo anterior.

  3. Por último, volver a la rutina de ejercicio físico también ayudará a poner la maquinaria en marcha más rápidamente y a mejorar el estado de ánimo, gracias a las endorfinas que se liberan durante este. Ahora bien, debemos hacerlo poco a poco. Como decíamos antes, estamos oxidados y empezar demasiado fuerte puede dar lugar a lesiones o fatiga excesiva que nos desmotive.

 

En definitiva, pautas sencillas y saludables que no solo serán efectivas durante septiembre, sino que pueden resultar útiles en cualquier época del año que se presente más complicada, o simplemente cuando necesitemos un pequeño empujón. Desde Biosabor te recomendamos que ahora como el resto del año complementes tu vida con alimentos frescos, nutritivos, sanos y ecológicos.

 

 

 

ANTIOXIDANTES PARA CONTRARRESTAR UN VERANO LOCO

ANTIOXIDANTES PARA CONTRARRESTAR UN VERANO LOCO

Las frutas, verduras y hortalizas son los alimentos con gran capacidad para combatir el proceso de oxidación de nuestro organismo. Especialmente en pleno verano cuando estamos expuestos más al sol, a una alimentación más callejera y a otros factores que oxidan el cuerpo como el alcohol, entonces será muy importante asegurarnos que cuando estemos comiendo fruta y verdura aprovechemos al máximo sus nutrientes, aun más si es ecológica.

¿Qué acciones cotidianas oxidan al organismo?

  • Consumo de medicamentos que provocan toxicidad
  • Tabaco y consumo excesivo de alcohol
  • Las radiaciones ionizantes y la luz solar
  • Una dieta pobre en alimentos antioxidantes, como frutas y verduras
  • El estrés
  • Ejercicio extenuante
  • Procesos inflamatorios y traumatismos

Para defendernos de la oxidación, el cuerpo cuenta con mecanismos propios pero cuando esta es excesiva, necesita ayuda de mecanismos externos para contrarrestar como comer alimentos ricos en antioxidantes.

 

¿En qué alimentos podemos encontrar antioxidantes?

En frutas y verduras nos podemos encontrar algunos de los principales antioxidantes exógenos que existen en la naturaleza:

  • Vitamina C: se encuentra principalmente en pimiento rojo, col de Bruselas, brócoli, kiwi, fresa o naranja. Es el antioxidante soluble en agua más abundante en sangre.
  • Vitamina E: la encontramos en avellana, almendra, coco, soja germinada, nueces, aceite de oliva o espinacas. Esta vitamina se absorbe junto con grasas.
  • Carotenos: como el beta-caroteno y licopeno. Los encontramos en el tomate, papaya, pimiento, caqui, zanahoria, etc.
  • Polifenoles: como antocianinas, flavonas o resveratrol. Alimentos: arándanos, granada, uva morada, brócoli o cacao.

¿Cuál es la manera más saludable de elaborarlos?

Como ya vimos en la entrada Verdura ecológica, ¿mejor cruda o cocinada?, los nutrientes en los alimentos pueden disminuirse o aumentarse en función de la forma de prepararlos, por ejemplo la temperatura hará que algunos nutrientes se pierdan pero en cambio otros aumenten su disponibilidad en el alimento.

 

Veamos casos más concretos:

La vitamina C, que como ya veíamos es soluble en agua, es más susceptible al tratamientos térmico y puede degradarse en la cocción ya que el vapor reduce la hidratación. Pero también reducirse  por una exposición prolongada al aire y a la luz (envases trasparentes); por una maduración excesiva del producto y por las elevadas temperaturas al cocinar y procesar para envases industriales.

¿Es cierto el mito de las vitaminas voladoras del zumo de naranja recién exprimido? pues no exactamente, así que ya podemos dejar de correr detrás de nuestros hijos para que se tomen el zumo inmediatamente. Si no se va a tomar inmediatamente se puede guardar refrigerado y tapado protegiéndolo así del aire, luz y temperatura, de esta manera la vitamina C puede conservarse bien aproximadamente unas 24 horas.

En conclusión, los alimentos ricos en vitamina C es mejor tomarlos en crudo como por ejemplo ensalada de pimiento rojo.

El tomate  por el contrario, aunque también tiene vitamina C, tiene más licopeno que actúa al contrario, aumentando su cantidad disponible tras el calor, el triturado y la mezcla con aceite de oliva. Por esto el gazpacho Biosabor es un poderoso aliado para tu salud este verano y además hemos estudiado que su capacidad antioxidante es mayor después de la digestión, a diferencia de los zumos.

La sandía, muy consumida en verano, tiene más licopeno incluso que el tomate y como esta no se puede comer caliente, lo ideal para obtener todos los beneficios antioxidantes de esta molécula, será triturarla y hacer un delicioso batido o smoothie de sandía.

Los alimentos de color anaranjado como las zanahorias, albaricoques o calabaza, son ricos en beta-caroteno. También se lo son algunos alimentos verdes como las espinacas o pimiento verde solo que se encuentra enmascarado por la clorofila. La cantidad de beta caroteno en estos alimentos aumentará o disminuirá con el calor en función del alimento en cuestión.

Así, los de color rojo y naranja (papaya, mango, calabaza, tomate o pimiento rojo) contienen los beta-carotenos dentro de micelas lipídicas que pueden ser fácilmente absorbidas pero que al contacto con el calor y procesado se inactivan. Por eso es mejor tomarlos en crudo.

Por el contrario, las de hoja verde y curiosamente la zanahoria presentan sus beta-carotenos agrupados en los cloroplastos o formando parte de fibras y proteínas, siendo necesario un tratamiento térmico y procesado para la liberación del caroteno de sus rígidas estructuras. Mejor cocinados.

Fuente: Ana Molina
Fuente: Mataix et al. 2009

En cualquier caso, la pérdida de color de estos alimentos es una señal de que están perdiendo nutrientes, refrigerarlos y la exclusión del oxígeno (vacío) disminuyen las pérdidas durante el procesado y almacenamiento.

De esta información podemos resumir que si queremos extraer todo el potencial saludable que nos ofrecen los alimentos no será suficiente con comerlos en una cantidad suficiente, sino que tendremos que prestar especial atención a las técnicas culinarias empleadas en la cocina.

 

Conoce tu piel y lo que los alimentos pueden hacer por ella

Conoce tu piel y lo que los alimentos pueden hacer por ella

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano.

¿Eres capaz de visualizar cuánto serían 2 metros cuadrados? Pues eso es lo que mide aproximadamente este órgano vital que hace de barrera entre el mundo exterior y el interior de tu cuerpo.

Por la simpleza de su apariencia solemos subestimar la complejidad de su estructura . Como podemos  ver en este corte, la piel está formada por tres capas: epidermis la más superficial, dermis intermedia e hipodermis la más interna. Entre las tres cumplen funciones vitales como  proteger, transpirar, filtrar la luz, sintetizar nutrientes como la vitamina D, reconocer patógenos, sudar, albergar pelo y uñas y regular temperatura y elasticidad, en este orden de fuera adentro.

Corte tranversal. Fuente: De US-Gov - http://web.archive.org/web/20080612093735/http://training.seer.cancer.gov/ss_module14_melanoma/images/illu_skin01.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=23215223

Todo aquello que vemos en la piel tiene un porqué y es importante reconocerlo. Por ejemplo, el vello, aunque  cada vez más nos empeñamos en exterminarlo, tiene una función protectora y reguladora del sudor además de ser un fiel indicador de las emociones  ¿Acaso cuando algo te pone los pelos de punta puedes evitarlo? Otro ejemplo son las arrugas. Por más que las estiremos nos recuerdan que el tiempo no te espera,  y las manchas o hiperpigmentaciones de la piel que nos dicen que no estamos tomando el sol correctamente, y sin embargo las tapamos o nos las quitamos para poder seguir tomándolo sin remordimientos.

¿Podríamos volver al vello?
¿Podríamos volver al vello?

Los nutrientes de los alimentos también regulan funciones de este órgano y pueden influir tanto alterándola como mejorándola.

Algunos de los nutrientes más involucrados en la salud de la piel son:

–          Beta-caroteno: este, una vez en el organismo, se transforma en vitamina A ejerciendo funciones importantes en el sistema inmune, vista y de protección frente a rayos ultravioleta, por lo que se está estudiando su posible eficacia en la prevención de cáncer de piel. Junto con la melanina contribuyen al color dorado de la piel, por esto en verano es importante consumir alimentos ricos en beta-carotenos que te ayuden a broncearte a la vez que te protegen.

Algunos alimentos ricos en este son zanahoria, calabaza, mango, papaya, caqui,  tomate, pimiento, coles de Bruselas, espinacas o brócoli.


–          Ácidos grasos omega-3: este tipo de grasas son de las consideradas “buenas” que, aunque todas menos las trans son necesarias en su justa medida, no debemos dejar de comer por miedo a engordar. Los omega 3 tiene una función principalmente antiinflamatoria, lo que puede ayudar en casos de psoriasis y otras irritaciones de la piel y también confiere elasticidad a esta ofreciéndole una protección antioxidante.

Alimentos ricos en omega 3 son los pescados azules (caballa, salmón, atún, arenque o sardinas), huevos, frutos secos crudos como las nueces y semillas de lino.


–          Selenio: este mineral es un potente antioxidante y estimulante del sistema inmune  ayudando, la prevención de un envejecimiento prematuro y contribuyendo a la elasticidad de la piel. En sinergia con el zinc y vitamina E se refuerzan sus efectos.

Algunos alimentos ricos en selenio son las nueces de Brasil, atún, ostras, caviar, mejillones y sésamo.


–          Vitamina C: esta vitamina es la más popularmente conocida por su función en el sistema inmune, antioxidante y cicatrizante. Es además una buena estimuladora de la síntesis de colágeno, cuya pérdida por el paso de los años se asocia directamente con la aparición de arrugas. En periodos de intensa exposición al sol como en verano es importante ingerir alimentos ricos en vitamina C para amortiguar el daño celular que pueda producirse.

Será importante tener en cuenta las técnicas culinarias que evitan la degradación de esta vulnerable vitamina como ya hemos visto en otra entrada.

Alimentos ricos en vitamina C son el pimiento rojo, brócoli, coles de Bruselas, papaya, naranja, kiwi o fresas.


pimientos-colores

Ahora bien, también hay alimentos que pueden, si no causar, sí al menos empeorar condiciones de la piel como psoriasis, dermatitis, irritaciones, erupciones y todas estas alteraciones que cursan con inflamación, irritación, picor, dolor y en definitiva una serie de síntomas molestos de la piel. Se sabe que estimulantes como el café, alcohol y tabaco agravan este cuadro, además una alimentación inadecuada en general y en particular rica en azúcares, refinados, ultra procesados y grasas trans junto con un déficit de nutrientes importante pueden ser ya no solo agravantes sino desencadenantes de procesos inflamatorios e inmunitarios que deriven en todo tipo de alteraciones de la piel.

Los alimentos ecológicos, en este sentido, al no contener ningún tipo de sustancias químicas ayudará a la piel a tener que eliminar un menor numero de toxinas.

En definitiva, claves como mantener una correcta hidratación, evitar la alimentación saturada y refinada, aumentar la ingesta de alimentos nutritivos, favorecer la eliminación de toxinas y mantener a raya el estrés, contribuirán directamente a cuidar el mejor abrigo que le podemos poner a nuestra piel y que nos acompañará toda la vida.