Nutrición

NUEVO GAZPACHO BIOSABOR

NUEVO GAZPACHO BIOSABOR

Aunque el veranos se haya acabado teóricamente, el calor sigue aquí y las ganas de refrescarnos, hidratarnos y nutrirnos también. Como además queremos que el gazpacho no entienda de modas ni de calendarios, os presentamos nuestro nuevo gazpacho fresco. Aquí te explicamos por qué es diferente y las 3 razones por las que no puedes dejar de probarlo:


1. ¿Qué tiene diferente el nuevo gazpacho fresco de Biosabor con respecto al resto de nuestros gazpachos y otros en el mercado? Pues bien, la principal diferencia está en el tratamiento de conservación. Después de mucho estudiar cual era la mejor opción para mantener al máximo las propiedades de nuestra materia prima ecológica, nuestros estudios concluyeron que utilizar calor como método de conservación aumenta la liberación de los compuestos nutritivos contenidos en el gazpacho como veremos a continuación. Después de años investigando en diferentes formulas que dieran con el gazpacho más nutritivo, descubrimos que la clave no estaba en la búsqueda de ingredientes ni de recetas, sino de técnicas de envasado y conservación ya que si se trata el producto de una manera inadecuada, por más superalimentos que sea, el producto final puede estar exento totalmente de nutrientes.
A la hora de elegir el tratamiento lo primero a tener en cuenta serán los nutrientes de los ingredientes a tratar pues, por ejemplo, no se comportarán igual los carotenos que la Vitamina C. Como vimos en este artículo,  la Vitamina C se pierde al aplicar calor pero en cambio el licopeno aumenta con este.
Como el licopeno es el nutriente principal del tomate y este tiene acción antioxidante, esta es la razón por la que todos nuestros análisis mostraban que al aplicar un tratamiento térmico al gazpacho aumentaba su capacidad antioxidante con respecto al recién hecho y a otras técnicas con las que comparamos como la alta presión o los pulsos eléctricos. Por esto optamos por un producto no pasteurizado calentado hasta 65º para asegurar un aumento de la capacidad antioxidante y una reducción de la carga microbiana.


2. Hemos elegido mantener el envase tetra prisma para no sumarnos a la psicosis del plástico que ya está pasando una cara factura medioambiental. Aunque cada vez usamos mas envases de plástico, cada vez somo más conscientes de que ellos destruirán el planeta si no hacemos algo urgente para impedirlo. Ya son varios los supermercados que han retirado las bolsas de plástico y que se han comprometido a ir eliminando el plástico completamente de sus instalaciones. También hay movimientos que invitan a hacer retos de varios días sin plástico o dar pautas para ir reduciendo su uso como las de lessplastic.co.uk.


3. Potenciamos el sabor de nuestro gazpacho con pimiento rojo sweet Palermo. Este pimiento no es un pimiento cualquiera, está especialmente concebido para su consumo en crudo pues tiene una carne fina y sabor muy dulce, además de un contenido en vitamina C cuatro veces superior al de una naranja y superior sin duda a cualquier fruta y verdura de las habituales en nuestra dieta. El pimiento rojo sweet Palermo tiene 190 mg de vitamina C en 100 gr de producto, si miramos esta tabla que compartimos en otra ocasión podremos ver como esta cantidad es muy superior a la del resto de frutas y verduras.

Generalmente los gazpachos convencionales se elaboran con pimiento verde pero hemos podido comprobar como este deja un ligero amargor que con el rojo no ocurre, además de conferir un color rojo más intenso de manera natural sin necesidad de añadir colorantes artificiales.

Por estas tres razones y porque mantenemos el sabor de nuestro gazpacho tradicional que tanto gusta, te invitamos a probar esta nueva ensalada liquida lista para beber.

 

¿Como podemos distinguir un producto ecológico de calidad?

¿Como podemos distinguir un producto ecológico de calidad?

Al formular esta pregunta parece que estamos buscando, como se suele decir: “una aguja en un pajar´´, sin embargo, vamos a aprender que es muy sencillo si tenemos en cuenta las reglas del juego, o lo que es lo mismo, las normas de calidad de los productos. Veamos de que tratan:
Empezamos por la agricultura ecológica, esta se encuentra regulada legalmente en España desde 1989, en que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica “Agricultura Ecológica”. Es una agricultura que excluye el uso de productos químicos de síntesis, el objetivo es cuidar el medio ambiente y aumentar la fertilidad del suelo, así como generar alimentos de gran calidad.
Para identificar los productos procedentes de agricultura ecológica en España tenemos el siguiente símbolo:

La siguiente es GlobalGAP un conjunto de normas mundialmente reconocidas sobre las buenas prácticas agrícolas. Bajo esta marca se recogen todas las prácticas que se deben realizar en el campo para ser respetuosos con el medio ambiente y asegurar la higiene en la producción.
El logo que nos garantiza esta norma es el siguiente:

Las Buenas Prácticas Agrícolas no sólo se aplican a los productos, sino también a las personas.
Por eso existe GRASP, para las Prácticas Sociales, aquí se evalúan las prácticas sociales en cada explotación, trata temas como a la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores.
El símbolo oficial de Grasp es el siguiente:

 

Hasta aquí hemos visto las normas de calidad que nos generan un producto ecológico en campo de diez. El siguiente paso del producto es el manipulado y envasado, por lo que vamos a ver que normas nos garantizan la máxima calidad en esta fase.
La norma global BRC para la seguridad de los alimentos fue creada para certificar la capacidad que tienen las empresas grandes y pequeñas de garantizar la calidad y la inocuidad de los productos alimenticios que venden. Actualmente se utiliza en todo el mundo como base de cualquier empresa para ayudar en la producción de alimentos seguros y la selección de proveedores fiables.

La International Food Standard (IFS) garantiza la seguridad alimentaria de sus productos y controla el nivel de calidad de los productores.
Fue desarrollada por las asociaciones del comercio de alimentación alemán y francés. La norma se aplica a los proveedores en todas las etapas de la elaboración de los alimentos.

La ISO 9001:2008 es una norma internacional que se centra en todos los elementos de administración de calidad que una empresa debe tener para conseguir un sistema efectivo que le permita administrar la calidad del producto.

 

Si encontramos un producto que recoja estas garantías, podemos decir que estamos ante un producto de máxima calidad y fiabilidad. Pues se necesita de una gran coordinación y esfuerzo profesional para alcanzarlas todas.

 

Presente y futuro de la alimentación según Alimentaria 2018

Presente y futuro de la alimentación según Alimentaria 2018

La pasada semana, del 16 al 19 de abril, tubo lugar la feria Alimentaria 2018, un encuentro para el sector de alimentos y bebidas imprescindible donde se encuentran la alimentación, gastronomía y equipamiento hostelero.  En los 8 pabellones que conformaban esta feria participaron cerca de 4500 expositores, una cuarta parte de los cuales procede de fuera de España.

Esto permitió que tanto visitantes como expositores pudieran saborear las últimas tendencias, tanto aquello que estamos viendo actualmente en los mercados y restaurantes, como las que está por venir.  

Para aquellos que no pudisteis disfrutar esta pasarela de innovación y sabor os dejamos las tendencias más destacadas para nosotros desde el punto de vista de la industria de alimentos y bebidas con punto de mira en la producción vegetal y ecológica. 


EL ECOLÓGICO

Que el consumo de ecológico es tendencia y está en alza es bien sabido y se reflejó en la feria donde el pabellón 1 estaba enteramente dedicado a todo tipo de productos ecológicos. Incluso fuera de este pabellón encontramos empresas cuya actividad principal no es el bio pero ya están lanzando productos que si lo son.  Paradójicamente hemos visto grandes empresas cuya estrategia nunca ha contemplado el ecológico ni de lejos pero se han sumado rápidamente a esta tendencia y ya lucen sus productos Eco.  Nos enorgullece recordar que en Biosabor somos eco desde nuestro primer día.


LO VEGETAL

Otra clara tendencia es a utilizar cada vez más productos de origen vegetal como sustituto de lo animal. Ya no solo para el nicho de vegetarianos sino para el de gente que cada vez más elige opciones vegetales aun siendo omnívoros. Un ejemplo de esto es las leches y yogures a base de soja, avena, almendra o coco, la oferta es cada vez mayor y esto obliga a la industria láctea a incorporar en su cartera de productos opciones a base de dichos ingredientes.  También están apareciendo cada vez más hamburguesas a base de proteína vegetal, barritas energéticas, quesos veganos, caviar a base de chía, etc.


FORTIFICACIÓN MÁS NATURAL

Con ingredientes en vez de sustancias. El enriquecimiento o fortificación de productos no es nada nuevo pues llevamos viendo las declaraciones  “con” o “rico en” en los envases de productos desde hace ya unos años. Lo que si ha cambiado es el qué añadimos pues se ha pasado de añadir nutrientes a añadir ingredientes ricos en dichos nutrientes. Por ejemplo, una de las primeras leches enriquecidas fue la Puleva omega 3 y ahora la estrategia ha cambiado a Puleva Omega 3 con nueces. Muchos son los productos que de la misma manera han incorporado ingredientes considerados superalimentos simplificados como soja en lugar de isoflavonas, frutos rojos en lugar de antioxidantes o avena en lugar de fibra. Todos estos nutrientes están contenidos en dichos alimentos de manera natural pero por motivos evidentes no será igual extraer, microencapsular y volver a añadir la molécula aislada que añadir el alimento en sí.

Ligado a esto se puede observar que el consumidor prefiere ingredientes nutritivos pero que pueda pronunciar y que conozca mínimamente la procedencia. En definitiva, simplificar y conocer lo que consumimos.


MÁS GRASA Y MENOS AZÚCAR

Durante los últimos tiempos hemos visto todo tipo de productos reducidos en grasa proclamándose como “light”, “sin”, “0%” pues se pensaba que la reducción de las grasas en este tipo de productos implicaría la reducción de la grasa corporal. Nada más lejos de la realidad, la obesidad y enfermedades cardiovasculares siguen en aumento y parece que los productos desnatados no hayan contribuido más que a la desnutrición que conlleva reducir la ingesta de grasas y vitaminas liposolubles. En su lugar, cada vez que se quitaba la grasa de un producto se le ponía azúcar, un edulcorante o derivado ¿no habrá sido peor el remedio que la enfermedad?. Si aún tienes dudas visita nuestra entrada referente a si las grasas engordan o no. 

Investigadoras del centro tecnológico AZTI describían como el consumo de grasas en la historia de la humanidad se asociaba a la evolución y actualmente el de azúcares a la involución.  La reducción o eliminación de azucares y edulcorantes de entre los listados de ingredientes es una estrategia urgente que puede apoyarse del beneficio que supone preservar la grasa lo que aumenta el sabor, la absorción de nutrientes y la saciedad posterior a su consumo. Mucha gente experimenta con asombro como tras comer un yogur desnatado, edulcorado, se tiene más hambre que antes de haberlo tomado. Esto se debe a que la respuesta del cerebro ante la sensación de falso dulzor que proporcionan los edulcorantes, puede llegar a ser incluso más agresiva que cuando tomamos azúcar al “sentirse engañado”. 


 ENVASES DE CONVENIENCIA Y SNACKS SALUDABLES

El ritmo de vida que llevamos la sociedad actual pauta que progresivamente se reduzcan el tamaño de las comidas y aumente su frecuencia, esto fomenta necesariamente la aparición de cada vez más snacks saludables y formatos de conveniencia monodosis. Los conceptos “ready to at” “snack” “on the go” “shot” marcan una tendencia clara hacia comidas pequeñas y concentradas.

Esto se puede observar claramente en los envases de zumo que pasan de contener 1L a los novedosos shots de 100 ml

Snacks de frutas y verduras crujientes sin freír también cobran cada vez más protagonismo así como barritas proteicas y energéticas vegetales y más saludables.  ¡También snacks a base de insectos!


ETIQUETAS LIMPIAS

Cuando vamos a elegir un alimento parece que cada vez se complica más el proceso pues nos encontramos etiquetas saturadas de ideas, conceptos e imágenes con el fin de captar nuestra atención pero que puede resultar en una abrumadora decisión. Esto junto con unos etiquetados nutricionales que cada vez incluyen más información hace que sea necesario casi un master si se quisiera entender toda la información que contiene. Por esta razón las nuevas estrategias van encaminadas a limpiar los envases y que cada vez la información sea más clara y concisa para el consumidor pues entre declaraciones como “rico en vitamina B”, “ayuda a tus defensas”, “sin gluten”, ”ecológico”,  “natural”, “sin grasa”, et. uno acaba por comprar siempre lo mismo, comprar por impulso o no comprar.


 LISTADO DE INGREDIENTES HONESTOS

Lo mismo que con las etiquetas, los listados de ingredientes se demandan cada vez más cortos y con ingredientes más saludables. Si nos fijamos en los ingredientes de productos envasados nos llevaremos muchas sorpresas pues uno nunca debería encontrarse ingredientes que no sean los esperados en el producto. Cada vez más los consumidores desconfían de los productos, de hecho, nuestra sorpresa en el stand de Biosabor fue encontrar muchos visitantes que se esperaban encontrar colorantes, aditivos o conservantes entre los ingredientes y se sorprendían al no ver más que los ingredientes esperados en un gazpacho.  

Biosabor presentó con éxito un nuevo gazpacho que se lanzará este verano con una caducidad de 40 días, una menor pasteurización, equilibrio perfecto entre conservar el alimento de manera segura sin destruir nutrientes y aumentar aquellos que absorben mejor tras calentar. ¡¡Próximamente del campo a tu frigorífico!!

Laura Martín, Comercial V Gama Biosabor en Alimentaria 2018

 

 

 

10 hojas verdes comestibles y nutritivas que aún no utilizas

10 hojas verdes comestibles y nutritivas que aún no utilizas

http://www.georgeperry.co.uk/Kale.html

Parece que desde que se ha puesto de moda la col kale el resto de verduras de hoja verde hayan desaparecido.
Si es cierto que esta col rizada es rica en nutrientes como el beta caroteno, la vitamina c o la fibra y también es muy versátil en la cocina pues protagoniza los famosos zumos verdes, ensaladas, revueltos, guisos, etc. Además, aunque su cultivo es típico de clima frio cada vez la encontramos más en zonas mediterráneas.
Aprovechando que gracias a esta moda parece que se está perdiendo la fobia al verde, vamos a conocer otras verduras de hoja verde que ofrece la naturaleza y que son igual o más nutritiva que la col kale:

1. BERRO
Esta pequeña y delicada hoja verde está subestimada. Cuando no se incluye el berro en nuestra alimentación diaria puede ser por dos motivos, uno que no se sepa qué hacer con él y otro que no se conozcan sus beneficios. Así como la col kale, tiene un alto contenido en vitamina k que promueve los factores de coagulación sanguíneos de la sangre, lo que es positivo para aquel que tiende a hacerse moratones, le sangra la nariz con facilidad o tiene reglas abundantes, aunque no es aconsejado su uso excesivo si se están tomando anticoagulantes orales.
El berro en la dieta: lo puedes tomar en batidos, ensaladas, revueltos o como quieras experimentar pues combina bastante bien.

http://www.cocinayvino.com/recetas/salsas/mayonesa-limon-berro/

 

2. PEREJIL
Arguiñano no iba mal encaminado, aunque no llegó a percibir que el perejil es mucho más que una guarnición en un plato. Los estudios sugieren que estas hojas frondosas y brillantes son ricas en antioxidantes y se usaba tradicionalmente como diurético natural. De esta propiedad se deriva una acción beneficiosa en casos de hipertensión, edema por retención de líquidos y buen funcionamiento del sistema renal.
El perejil en la dieta: se puede mezclar con ensaladas, batidos, para hacer pesto, en sopas, curris hindúes o en fresco para hacer infusiones.

 

3. MICROGREENS
Los microgreens son pequeñitos pero matones. Son pequeños brotes de la planta, un estadio posterior a la germinación y previo a la planta joven. Están muy de moda en la alta gastronomía pues además de concentrar sus cualidades nutricionales, concentran el sabor con un aspecto muy fresco y original. Los microgreens se pueden hacer con cualquier semilla que quieras, los más populares son de brócoli, col lombarda, berro, soja, rúcula o pipas de girasol.
Son fáciles de cultivar en casa pues no requieren mucha agua ni mucho espacio, ¡a los niños les encanta!
Cada vez hay más estudios que demuestran que los microgreens poseen más nutrientes que el fruto final aunque es cierto que en cantidad se come menos. Por ejemplo, el brócoli microgreen proporciona aproximadamente 175 por ciento más nutrientes que su forma madura.
Los microgreens en la dieta: los puedes agregar a batidos aunque lo que más te va a lucir es añadirlos a ensaladas o como decoración en platos más elaborados.

http://www.organicshopper.com.au/news/microgreens-macro-benefits

 

4. BERZA
Las hojas de berza, aunque ya solo el nombre puede generar rechazo, son muy ricas en fibra, magnesio y vitaminas A y K.
La berza en la dieta: gracias a su gran superficie funcionan bien como envoltura para sándwiches, tacos o rollitos de primavera. Además, debido a que son tan fibrosos, mantienen su textura cuando se cocinan, por lo que se pueden agregar a guisos y sopas.

http://berzosahosteleria.com/verdura/1057-berza-fresca.html

5. ACELGA
La acelga tiene muchas formas, pero en la mayoría de las tiendas de comestibles verás las variedades verdes y arcoíris. Elijas la que elijas, será nutritiva. Solo una hoja de acelga proporciona el 59 por ciento del requerimiento diario de vitamina A en el adulto.
La acelga en la dieta: Ideal para sopas y guisos (las almerienses acelgas esparragás), también cortado fino o triturado para ensaladas o como envoltura en vez de pan

https://biotrendies.com/verduras/acelga

 

6. RÚCULA
Esta hoja verde amarga cada vez coge más popularidad fuera de Italia, aunque aún no tanto como lo haría de conocerse buen su contenido en nutrientes. Además de tener un potente sabor totalmente diferente al resto, es rica en glucosinolatos, sustancia química azufrada muy estudiada por su papel en el cáncer y procesos inflamatorios. Los glucosinolatos se descomponen en compuestos activos para ser usados por el cuerpo para muchas otras funciones, como la protección celular.
La rúcula en la dieta: debido a que la rúcula tiene un sabor amargo y picante, combina bien con las verduras dulces como la remolacha, la batata, la zanahoria y la calabaza. Aliñada simplemente con aceite, sal y limón te sorprenderá también.

https://shop.rewe.de/PD2179945
7. DIENTE DE LEÓN 
El diente de león es amargo y sus hojas tienen una forma larga y afilada. El fuerte sabor amargo aleja a muchas personas, pero en pequeñas cantidades enmascarado en ensaladas o zumos se puede tolerar bien. Tradicionalmente se conocía por sus beneficios para el buen funcionamiento hepático y diurético.
Diente de león en la dieta: agrega unas cuantas hojas de diente de león a tu batido de la mañana y enmascara el amargor con frutas dulces como mango, melocotones o plátanos. Exprime algunos cítricos también.

 

https://es.pngtree.com/freepng/dandelion_580766.html

8. ESPINACA
Popeye sabía lo que se hacía cuando comía tantas espinacas. Cargada de hierro y otros nutrientes involucrados en la formación de la sangre, la espinaca es uno de los vegetales de hoja verde más versátiles disponibles por su pequeño tamaño y sabor neutro que mezcla bien en cualquier forma culinaria.
Espinaca en la dieta: infinitas son las opciones, tanto crudas en ensaladas como cocinadas salteadas, en revuelto, sopas y guisos, mezclado en un batido, o picado y mezclado con platos a base de granos, la espinaca no tiene límites. Si eres nuevo en el consumo de verduras de hoja verde, esta es una gran idea para empezar.

http://sites.psu.edu/siowfa16/2016/10/21/spinach-or-romaine/

 

9. HOJA DE MOSTAZA
Las hojas de mostaza no son muy populares en la gastronomía popular actual pero ancestralmente eran muy veneradas por sus cualidades nutricionales. Son grandes antioxidantes y protegen a las células del daño producido bien por el paso del tiempo bien por otros factores que estresan al organismo.
Hoja de mostaza en la dieta: tienen un sabor picante como la rúcula por lo que se podría utilizar como esta bien en ensalada bien salteado junto a otras verduras.

10. BOK CHOY
Bok choy es muy versátil pero muy poco utilizado en países occidentales pues su distribución en supermercados no es muy extensa y sus posibilidades culinarias poco conocidas. En cambio en la cocina asiática, de donde proviene, es muy utilizada, tal vez como para nosotros las espinacas. Es de la familia de repollo (como la col rizada) y contiene beneficios de salud similares, que incluyen protección celular, efectos antiinflamatorios y vitamina K.
Bok choy en la dieta: se puede hornear, saltear o comer crudo. Tiene un sabor ligeramente amargo y no requiere mucha adulteración para que tenga un sabor delicioso.

https://rabbits.life/can-rabbits-eat-bok-choy/

Con esta gran cantidad de verduras de hoja verde que ya conocemos es hora de abrir el abanico culinario y empezar a innovar en la cocina para deleitar al paladar y nutrir al cuerpo. Aprovechamos para recordar que especialmente en las hojas es donde más se adhieren los residuos de pesticidas derivados de la agricultura convencional p or lo que elegir en la medida de lo posible tus hojas verdes ecológicas te asegurará una ingesta libre de residuos y con el máximo de nutrientes.
¿Cuál es la siguiente hoja verde que te vas a atrever a probar?

¿Sabes por qué la verdura se te pone mala en el frigo?

¿Sabes por qué la verdura se te pone mala en el frigo?

“Botrytis cinerea”

 

Quizá no hayáis escuchado nunca este nombre, pero os aseguro que en un gran numero de ocasiones al cabo del año desecháis multitud de frutas y verduras de vuestro frigorífico directas al cubo de la basura afectados por este patógeno.

Para entender el funcionamiento de este hongo gris, podredumbre gris o simplemente botritis, que es como se conoce vulgarmente entre los agricultores, hay que recordar un sencillo ejemplo mencionado en el párrafo anterior: “frigorífico” y os preguntaréis ¿por qué? Bien, la respuesta es sencilla: para que este hongo se pueda desarrollar y cerrar su ciclo de vida, que es lo que ocasiona las podredumbres en plantas y frutos, necesita generalmente bajas temperaturas y alta humedad. Las condiciones que podemos observar en un frigorífico son estas precisamente y aunque podamos pensar que un invernadero no se parece en nada, en invierno tienen algo que ver, sobre todo en las horas nocturnas donde se producen inversiones térmicas entre el exterior y el interior de la estructura.


¿Qué es la inversión térmica?


Hace más frío en el interior del invernadero que en el exterior.

Esto es debido a que los invernaderos de Almería, denominados invernaderos solares, son estructuras con poca estanqueidad en general y por tanto no se puede controlar en clima como nos gustaría.  El ambiente interior se calienta por el día y a medida que va cayendo el sol se va enfriando hasta el amanecer que es cuando alcanza su temperatura mínima. Después del alba, con los primeros rayos solares la temperatura interior va aumentando gradualmente calentándose poco a poco hasta el mediodía cuando se alcanza la máxima temperatura. Como vemos, hay unas horas en las que el invernadero está más frío que el exterior, se “comporta” como un frigorífico, produciéndose la inversión térmica.

Con esto quiero que entendáis que en un invernadero puede hacer más frío que en el exterior, y viceversa, en verano puede hacer mas fresquito dentro que fuera, mediante los blanqueos o encalados típicos, pero esto lo dejamos para otra ocasión.

Aunque a temperaturas relativamente altas según las condiciones del invernadero pueden darse casos de botritis, es cierto que cuando los agricultores temen las apariciones de este patógeno es en la época fría del año, mediados de otoño y finales de invierno…¡y cada uno en su casa todo el año si se deja una fruta en mal estado en el frigorífico!

Este incómodo patógeno puede verse en todos los cultivos hortícolas de la provincia como es el tomate, pimiento, calabacín, pepino etc…La infección aparece generalmente tras una herida en la planta ya que es su vía de entrada principal. Empieza a manifestarse en los cortes que se hacen en las pantas de tomate cuando se deshojan, labor habitual que ayuda a madurar el fruto por la incidencia de la luz, mejorar la aireación del cultivo y retirar restos de plagas instaladas en esas hojas.

Precisamente esa retirada de hojas también contribuye a que haya menos humedad en el ambiente y por tanto se reduce el óptimo de reproducción del hongo y lo más importante, la ventilación que hace que este hongo se seque y muera.

Cuando las condiciones no son muy propensas es fácil manejar el problema, pero cuando dichas condiciones llegan a los invernaderos, el numero de infecciones por planta aumenta considerablemente afectando no solo heridas sino hojas y frutos como podemos ver en las imágenes siguientes:

Frutos y hojas de tomate infectados por Botrytis cinérea. (fuente J.Mateo).

En cuanto una hoja o fruto afectado no se retiran del invernadero, la botritis va avanzando rápidamente hacia el tallo, llegando a un punto de no retorno puesto que si llega hasta él, la planta muere en su totalidad:

Tallo y planta de tomate infectados por Botrytis cinérea. (fuente J.Mateo).

Han de retirarse siempre los restos vegetales ya que precisamente el hongo vive de materia en descomposición y por mas que las tiremos al suelo el hongo se desarrolla incrementado enormemente la capacidad de infección del cultivo. hay que entender que en las labores de un cultivo de tomate siempre se producen heridas, desde el deshoje, destalle, picaduras de insectos, daños como los provocados por Tuta absoluta y otros e incluso en la propia recolección donde se producen heridas.


“Control”


Las pautas a seguir para minimizar los daños causados por botritis, son básicamente el manejo que se hace del invernadero. Reducir los niveles de humedad dentro de unos rangos en los que no sean negativos para el desarrollo del cultivo, intentar aumentar la temperatura mínima diaria (calefacción controlada), ventilar lo mejor posible sin que descienda mucho la temperatura (además de ser buena para el desarrollo de botritis, la planta de tomate puede sufrir daños irreparables a causa del frío).

Los tratamientos fitosanitarios ayudan mucho a combatir este hongo, en la agricultura ecológica está permitido el uso de productos a base de cobre. El cobre es un fungicida y bactericida natural que ayuda a combatir este patógeno. Otros productos que se usan en agricultura ecológica son microorganismos que combaten contra el hongo por competencia en la colonización del medio como el hongo Gliocladium catenulatum o la bacteria Bacillus subtilis. Hay productos que actúan como elicitores que son moléculas capaces de inducir defensas a una planta, podemos entenderlo como una “vacuna vegetal”. También existen productos a base de extractos vegetales y minerales que resecan las paredes del hongo controlando el nivel de infección, como es el extracto de mimosa, cola de caballo, cítricos, silicio etc.

Pero el éxito para superar la enfermedad no es otro que la integración de todos estos métodos.


¿Qué podemos hacer en casa?


Las frutas y hortalizas generalmente se conservan mejor en el frigorífico y para que no se echen a perder… ¡Lo más sencillo es comérnoslo todo en el menor tiempo posible!

Pero si no puede ser, sencillamente trataremos de seleccionar las mejores piezas a la hora de adquirirlas, que no tengan rasguños o heridas por donde puede empezar a podrirse, no lavarlo todo antes de meterlo en el frigorífico sino solo antes de consumirlo o lavarlo y esperar a que se seque e incluso lavarlo con una pequeña disolución de vinagre.

 

 

EMPIEZA EL AÑO ECOLOGICAMENTE Y APRENDE ENSALADAS DIFERENTES

EMPIEZA EL AÑO ECOLOGICAMENTE Y APRENDE ENSALADAS DIFERENTES

Siempre que entramos en el nuevo año hacemos los mismos propósitos entre los que se encuentran perder peso o comer mejor. El primero normalmente es un reflejo de los atracones que solemos darnos en navidad y que intentamos compensar rápidamente con alguna dieta muy restrictiva, infusiones para eliminar líquidos, pastillas de fibra para ir al baño o similar que al fin y al cabo no harán más que perpetuar el problema. Perderemos peso rápido, lo volveremos a recuperar, nos pondremos con la operación bikini para luego en verano abandonarnos a la buena vida, en septiembre de nuevo a dieta y así pasamos el año en una montaña rusa de kilos arriba kilos abajo.

www.imagui.com
En Biosabor somos conscientes de las consecuencias negativas que esto supone para la salud y nuestro enfoque va dirigido a la promoción de hábitos de vida saludables y ecológicos durante todo el año sin prisa pero sin pausa.
Queramos o no, la realidad es que durante estas fechas se suele echar mano a la pechuga con lechuga o cualquier otro plato “de dieta” que tengamos en el repertorio, pues vamos a recurrir a aquello conocido y sencillo. Por esta razón os queremos dar ideas para ensaladas pero que sean variadas y nutritivas de manera que ayudemos a los kilos de más, mientras nos nutrimos pero también mientras ampliamos nuestro repertorio de “ensaladas únicas”.
Una ensalada única viene a ser como un plato único que ya es completo de por si y no necesita de otro plato como acompañamiento. La idea surge del Plato saludable de Harvard que ya hemos visto en otras ocasiones y que pretende reducir cantidades de comida ingerida para mejorar digestiones pero sin comprometer en nutrientes.
Aquí te damos algunas ideas para confeccionar dichas ensaladas donde puedes elegir aquellas verduras que te gusten y te ayuden a acercarte a una alimentación más ecológica.

 

 

Junto con estas recomendaciones será de igual importancia el empezar a retomar el ejercicio físico pues cuanto más tiempo pase más trabajo costará retomarlo. Ser constantes en la práctica de aquella actividad física que nos motive y nos resulte eficaz será otro pilar fundamental para mantener el peso adecuado y sobretodo la sensación de bienestar todo el año. Será muy importante buscar la actividad que más se adapta a cada uno pues cada cuerpo no es igual y cada edad requiere una intensidad y control determinados para que sea una práctica duradera.

Tal y como pasa con las dietas, una practica de ejercicio impulsiva y que pretenda compensar excesos a corto plazo llevará a lesiones, abandono y en definitiva un mal uso de una excelente herramienta de salud.

 

Horario de invierno, dietas y deficiencia de vitamina D

Horario de invierno, dietas y deficiencia de vitamina D

Con la llegada del otoño y el cambio de hora disminuye la exposición al sol. Si sumamos a esto las dietas restrictivas que normalmente empezamos después de verano para intentar contrarrestar los excesos de las vacaciones, el resultado es que aumenta el riesgo de padecer deficiencia de vitamina D. En esta otra entrada de nuestro blog ya vimos cómo se sintetizaba la vitamina D y cuáles eran sus funciones principales. Ahora vamos a ver con más detalle su papel y por qué es importante mantener unos niveles adecuados en el organismo.

¿Qué es la vitamina D?

A pesar de lo que su nombre sugiere, la vitamina D es considerada una pro-hormona más que una vitamina. Además de necesitar obtenerla a través de los alimentos, como el resto de vitaminas, la D puede ser sintetizada por nuestra piel con la exposición solar.

En general, una exposición del 40 % del cuerpo al sol de 15-20 minutos al día debería ser suficiente para prevenir deficiencias. Pero esta vitamina tiene el inconveniente de degradarse rápidamente, lo que implica que los depósitos se agotan casi al mismo ritmo, especialmente en los países nórdicos y en invierno, cuando los días son más cortos y el clima empeora.

¿Cómo asegurar un nivel adecuado en el organismo?

A pesar de que el cuerpo puede crear por sí solo vitamina D, hay diversas razones para que se dé la deficiencia. Por ejemplo, un color de piel más oscuro y el uso de crema solar reducen la capacidad del cuerpo para absorber la radiación ultravioleta necesaria para generarla. Otros “grupos de riesgo” son los habitantes de los países nórdicos, los trabajadores nocturnos y aquellos que viven en áreas de alta polución. Todo ellos deberían asegurar una alimentación rica en vitamina D.

 

Si por cualquier motivo ya hemos entrado en deficiencia, las medidas preventivas que proporciona una alimentación equilibrada y unos hábitos de vida saludables deben complementarse con suplementos nutricionales.


Principales síntomas:

– Caer enfermo más a menudo
– Cansancio
– Dolor de huesos y espalda
– Dolor muscular
– Síntomas depresivos
– Caída de pelo


Si la deficiencia se prolonga por un largo periodo de tiempo puede resultar en:

– Obesidad
– Diabetes
– Hipertensión
– Depresión
– Fibromialgia
– Fatiga crónica
– Osteoporosis
– Alzhéimer


Dosis recomendada

En la caja de herramientas de la nutrición saludable no puede faltar la “cantidad diaria recomendada”, que es como la llave inglesa con la que podemos ajustar nuestra dieta diaria de una forma más sencilla. Se define como la dosis mínima que debemos consumir de cada nutriente para mantener un estado de salud óptimo, en función de las condiciones particulares de cada individuo.

 
En el caso de la vitamina D, las CDR son:

• 400 UI/día (10 mcg) para menores de 1 año
• 600 UI/día (15 mcg) para edades comprendidas entre 1 y 70 años, incluidos embarazo y lactancia
• 800 UI/día (20 mcg) para adultos mayores de 70 años

 

Fuente: www.lifeder.com

 

Dónde podemos encontrar vitamina D

Aunque la exposición directa al sol fuente más eficiente de vitamina D, los alimentos más ricos en esta vitamina que todos tenemos al alcance son el aceite de pescado y los pescados grasos.

http://cosmeticareal.blogspot.com.es
Fuente: http://cosmeticareal.blogspot.com.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La especie humana tiene la increíble capacidad de adaptarse a los cambios que la naturaleza impone pero para que esto ocurra tendremos que acompañar al cambio realizando las modificaciones que sean necesarias para que este no suponga un esfuerzo para el organismo. Por esto, de la misma manera que al acabar el invierno nos alimentábamos para combatir la astenia primaveral, en otoño nos debemos alimentar para prevenir las posibles deficiencias de vitamina D, así como consumir alimentos de temporada que nos aportarán también lo necesario para preparar al organismo frente al invierno como el Gazpacho de invierno ecológico que está enriquecido con calabaza, calabacín, brócoli y zanahoria.

Biosabor hacia una alimentación sin desperdicio

Biosabor hacia una alimentación sin desperdicio

Para que puedas saber un poco más de un tema tan importante y que nos afecta a todos, te vamos a contar como lo hacemos en Biosabor, ya que hemos sido seleccionados por AECOC, dentro de su iniciativa “Alimentación sin desperdicio“ como un caso de éxito con desperdicio cero.

 

Desde la creación de Biosabor en 2008, se ha conseguido cultivar 300 hectáreas que producen 30.000 toneladas al año de hortalizas ecológicas. A lo largo de los ciclos de cultivo, se generan residuos en varios puntos de la cadena donde será de gran importancia una buena gestión de los mismos para no acabar tirándolos innecesariamente con el gran impacto económico y medioambiental que esto conlleva.

 

Durante el proceso de producción, estas 300 hectáreas generan anualmente 12.000 toneladas de residuo vegetal. Dicho residuo, principalmente compuesto por restos de final de cultivo, destalle y deshoje, se lleva a una planta de compostaje cercana a nuestras instalaciones y una vez allá se transforma en humus de lombriz. Este fertilizante ecológico supone el 30% de la necesidad vegetal del suelo, que después será utilizado para la siembra de nuestros productos.

 

Una vez terminado y recolectado el producto, las 30.000 toneladas de producto fresco se llevan a las instalaciones donde saldrá de la siguiente manera:

  • 85% venta fresco
  • 7% transformados y V gama
  • 5% venta a industria
  • 3% donación comedores sociales
  • 5% donación consumo animal

Este caso lo expusimos dentro de las V Jornadas contra el desperdicio alimentario organizado por AECOC en Madrid el pasado 28 de septiembre y aprovechando la oportunidad de estar ante un público internacional quisimos hacer hincapié en la parte correspondiente a V Gama la cual enfocamos directamente al I+D, Nutrición y Salud. En el departamento que desde 2015 dedicamos a este tema, la V gama es el vehículo que utilizamos para acercar la salud a nuestros consumidores.

Esta consta de una amplia gama de gazpachos, salmorejo y zumos a base de tomate ecológico adaptados para cada persona y condición. La consideramos alimentación funcional, pero desde un punto de vista más natural que mejore la calidad nutricional a base de ingredientes ricos nutricionalmente y no aditivos sintéticos, como estamos acostumbrados a ver en las etiquetas y listados de ingredientes de productos comerciales.

También realizamos diferentes actividades de investigación en nutrición, desarrollo de productos y en definitiva una integración necesaria con el sistema sanitario que hasta recientemente no contemplaba al sector agrícola como una parte necesaria.


Nuestro modelo de innovación apuesta por la fusión del sector agroalimentario con el sector sanitario


Cómo recuperar la concentración y la energía en septiembre

Cómo recuperar la concentración y la energía en septiembre

Se acabó lo bueno, el verano ya pasó y ahora toca arrancar motores. ¿Quién no se encuentra desganado y desconcentrado?

Durante las vacaciones es de esperar que aumenten los encuentros sociales, casi siempre acompañados de comidas abundantes y alcohol. También ocurre con frecuencia que los horarios y tipos de comidas cambien en función de los viajes o diferentes rutinas de veraneo que cada uno elija o le toque, razón por la que se tiende también a hacer menos ejercicio.

Pasar de esto a la normalidad del trabajo, la familia, las actividades, etc. puede resultar bastante traumático para muchos, y si además le sumamos los remordimientos tras los excesos del verano que nos llevan a dietas aburridas y restrictivas, el conjunto puede resultar en un desastre emocional.

 Por esto es muy importante que la vuelta a la rutina vaya acompañada de una alimentación no enfocada a adelgazar o a depurar, sino a recuperar la concentración y el tono perdidos

Cojamos un poco de perspectiva: solemos decir que algo está “oxidado” cuando lleva tiempo sin usarse. Como sucede por ejemplo con la cadena de una bici que ha pasado demasiado tiempo en el garaje y tenemos que engrasar antes de volver a montar en ella. Nuestro organismo es también una máquina en muchos sentidos, la mejor diseñada que existe, por lo que igualmente necesitará antioxidantes y ácidos grasos esenciales para poder arrancar e invocar de nuevo la concentración perdida, sacando así al cuerpo del letargo veraniego.

Veamos cuáles son los principales pilares que, junto con estos, nos sostendrán en septiembre:


  1. Hacer 5 comidas pequeñas al día para evitar bajones de azúcar en sangre que disparen las ganas de dulce. Especialmente teniendo en cuenta que aquellos que hayan sucumbido a menudo a los tentadores helados ya estarán sufriendo el síndrome de abstinencia. Si a esto le sumamos una dieta muy restrictiva, el deseo por comer podría hacerse mucho mayor, pues el cambio es muy brusco y supone un gran estrés para el organismo.

  2. Aumentar los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales involucrados en la memoria, como las nueces, las almendras, el pescado azul o el aceite de oliva. Otro gran mito en alimentación es pensar que los frutos secos engordan y hay que retirarlos de la dieta, cuando lo cierto es que aportan una gran cantidad de nutrientes esenciales para la salud en general y en particular para la memoria y el estado de ánimo. Los frutos secos son ricos en los ácidos grasos omega 3 (sobretodo las nueces) involucrados en la memoria y buen funcionamiento del cerebro y triptófano (sobretodo los anacardos), precursor de la serotonina, popularmente conocida como “la hormona de la felicidad”.                                Además, hay estudios que han demostrados que seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos no hace aumentar de peso sino todo lo contrario. Siempre que se trate de frutos secos crudos, nunca fritos.

  3. Aumentar el consumo de alimentos ricos en componentes de acción antioxidante, como:
  • La vitamina C contenida en pimientos rojos, coles de Bruselas, brócoli, kiwi o fresas.
  • La vitamina E contenida en almendras, semillas de girasol, yema de huevo, aceite de oliva o espinacas.
  • Los carotenoides presentes en zanahoria, espinacas, berros, pimientos rojos, judías verdes, tomates o sandías.
  • Los polifenoles en frutos rojos, granadas, berenjenas con piel, té verde o manzanas.
  • Ya hemos visto en varios artículos anteriores cómo los gazpachos ecológicos Biosabor son una fuente excelente de antioxidantes de fácil absorción.

  1. Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, como judías, lentejas, garbanzos, chufa, alcachofas, guisantes o zanahorias, así como elegir cereales integrales para evitar el estreñimiento que a veces ocasiona el cambio de horarios, de rutina y alimentos. Hay que tener en cuenta que, si no están bien diseñadas, las dietas restrictivas y detox pueden agravar este padecimiento.                                                                                                                                                                                                                                                               Beber mucha agua también ayudará, y no podemos olvidar que un tránsito intestinal irregular puede entorpecer una buena concentración. Al intestino se le llama el “segundo cerebro”, y en sentido metafórico podríamos decir que “intestino lento, cerebro lento” .

  2. Nuestro estado de ánimo influye muy directamente en la calidad de nuestros hábitos de alimentación, y viceversa, y todos sabemos que y septiembre suele conllevar un bajón doble por la vuelta al trabajo y la disminución de horas de sol. Recordemos que, por ejemplo, los habitantes de los países con menos horas de luz al año registran mayores tasas de depresión. Por suerte para los países mediterráneos, septiembre casi siempre es un mes de relativo buen tiempo, por lo que podremos tomar un poco de sol cada día para ayudar a nuestro organismo a sintetizar melanina y vitamina D, involucrada también en el estado de animo como vimos en el artículo anterior.

  3. Por último, volver a la rutina de ejercicio físico también ayudará a poner la maquinaria en marcha más rápidamente y a mejorar el estado de ánimo, gracias a las endorfinas que se liberan durante este. Ahora bien, debemos hacerlo poco a poco. Como decíamos antes, estamos oxidados y empezar demasiado fuerte puede dar lugar a lesiones o fatiga excesiva que nos desmotive.

 

En definitiva, pautas sencillas y saludables que no solo serán efectivas durante septiembre, sino que pueden resultar útiles en cualquier época del año que se presente más complicada, o simplemente cuando necesitemos un pequeño empujón. Desde Biosabor te recomendamos que ahora como el resto del año complementes tu vida con alimentos frescos, nutritivos, sanos y ecológicos.

 

 

 

ANTIOXIDANTES PARA CONTRARRESTAR UN VERANO LOCO

ANTIOXIDANTES PARA CONTRARRESTAR UN VERANO LOCO

Las frutas, verduras y hortalizas son los alimentos con gran capacidad para combatir el proceso de oxidación de nuestro organismo. Especialmente en pleno verano cuando estamos expuestos más al sol, a una alimentación más callejera y a otros factores que oxidan el cuerpo como el alcohol, entonces será muy importante asegurarnos que cuando estemos comiendo fruta y verdura aprovechemos al máximo sus nutrientes, aun más si es ecológica.

¿Qué acciones cotidianas oxidan al organismo?

  • Consumo de medicamentos que provocan toxicidad
  • Tabaco y consumo excesivo de alcohol
  • Las radiaciones ionizantes y la luz solar
  • Una dieta pobre en alimentos antioxidantes, como frutas y verduras
  • El estrés
  • Ejercicio extenuante
  • Procesos inflamatorios y traumatismos

Para defendernos de la oxidación, el cuerpo cuenta con mecanismos propios pero cuando esta es excesiva, necesita ayuda de mecanismos externos para contrarrestar como comer alimentos ricos en antioxidantes.

 

¿En qué alimentos podemos encontrar antioxidantes?

En frutas y verduras nos podemos encontrar algunos de los principales antioxidantes exógenos que existen en la naturaleza:

  • Vitamina C: se encuentra principalmente en pimiento rojo, col de Bruselas, brócoli, kiwi, fresa o naranja. Es el antioxidante soluble en agua más abundante en sangre.
  • Vitamina E: la encontramos en avellana, almendra, coco, soja germinada, nueces, aceite de oliva o espinacas. Esta vitamina se absorbe junto con grasas.
  • Carotenos: como el beta-caroteno y licopeno. Los encontramos en el tomate, papaya, pimiento, caqui, zanahoria, etc.
  • Polifenoles: como antocianinas, flavonas o resveratrol. Alimentos: arándanos, granada, uva morada, brócoli o cacao.

¿Cuál es la manera más saludable de elaborarlos?

Como ya vimos en la entrada Verdura ecológica, ¿mejor cruda o cocinada?, los nutrientes en los alimentos pueden disminuirse o aumentarse en función de la forma de prepararlos, por ejemplo la temperatura hará que algunos nutrientes se pierdan pero en cambio otros aumenten su disponibilidad en el alimento.

 

Veamos casos más concretos:

La vitamina C, que como ya veíamos es soluble en agua, es más susceptible al tratamientos térmico y puede degradarse en la cocción ya que el vapor reduce la hidratación. Pero también reducirse  por una exposición prolongada al aire y a la luz (envases trasparentes); por una maduración excesiva del producto y por las elevadas temperaturas al cocinar y procesar para envases industriales.

¿Es cierto el mito de las vitaminas voladoras del zumo de naranja recién exprimido? pues no exactamente, así que ya podemos dejar de correr detrás de nuestros hijos para que se tomen el zumo inmediatamente. Si no se va a tomar inmediatamente se puede guardar refrigerado y tapado protegiéndolo así del aire, luz y temperatura, de esta manera la vitamina C puede conservarse bien aproximadamente unas 24 horas.

En conclusión, los alimentos ricos en vitamina C es mejor tomarlos en crudo como por ejemplo ensalada de pimiento rojo.

El tomate  por el contrario, aunque también tiene vitamina C, tiene más licopeno que actúa al contrario, aumentando su cantidad disponible tras el calor, el triturado y la mezcla con aceite de oliva. Por esto el gazpacho Biosabor es un poderoso aliado para tu salud este verano y además hemos estudiado que su capacidad antioxidante es mayor después de la digestión, a diferencia de los zumos.

La sandía, muy consumida en verano, tiene más licopeno incluso que el tomate y como esta no se puede comer caliente, lo ideal para obtener todos los beneficios antioxidantes de esta molécula, será triturarla y hacer un delicioso batido o smoothie de sandía.

Los alimentos de color anaranjado como las zanahorias, albaricoques o calabaza, son ricos en beta-caroteno. También se lo son algunos alimentos verdes como las espinacas o pimiento verde solo que se encuentra enmascarado por la clorofila. La cantidad de beta caroteno en estos alimentos aumentará o disminuirá con el calor en función del alimento en cuestión.

Así, los de color rojo y naranja (papaya, mango, calabaza, tomate o pimiento rojo) contienen los beta-carotenos dentro de micelas lipídicas que pueden ser fácilmente absorbidas pero que al contacto con el calor y procesado se inactivan. Por eso es mejor tomarlos en crudo.

Por el contrario, las de hoja verde y curiosamente la zanahoria presentan sus beta-carotenos agrupados en los cloroplastos o formando parte de fibras y proteínas, siendo necesario un tratamiento térmico y procesado para la liberación del caroteno de sus rígidas estructuras. Mejor cocinados.

Fuente: Ana Molina
Fuente: Mataix et al. 2009

En cualquier caso, la pérdida de color de estos alimentos es una señal de que están perdiendo nutrientes, refrigerarlos y la exclusión del oxígeno (vacío) disminuyen las pérdidas durante el procesado y almacenamiento.

De esta información podemos resumir que si queremos extraer todo el potencial saludable que nos ofrecen los alimentos no será suficiente con comerlos en una cantidad suficiente, sino que tendremos que prestar especial atención a las técnicas culinarias empleadas en la cocina.