Agricultura

Sostenibilidad, un compormiso ineludible

Sostenibilidad, un compormiso ineludible

El concepto de desarrollo sostenible no es tan reciente como podríamos pensar, en concreto, aparece por primera vez en 1987 ante la preocupación creciente por el deterioro medioambiental y social producido por la agresiva explotación de los recursos naturales. Explotación que se ve facilitada por la utilización de avanzadas tecnologías en todos los campos de la producción económica y que merman la capacidad de renovación de la naturaleza.

Biosabor SAT desde su creación ha tenido la preocupación por el cuidado del medio ambiente, va en su filosofía como empresa. En esta preocupación por tener un mundo más sostenible Biosabor está desarrollando una política medio ambiental acorde con su ADN Ecológico, es por eso que desde este 2019 Biosabor se encuentra Adherido a la Red Española del Pacto Mundial, siendo un Socio más en el Plan de Acción 2019. Por si esto fuera poco también estamos inscritos en RedSostal, la Red del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, siendo firmantes en el Decálogo de  Sostenibilidad.

Biosabor es ya Socio de la Red Española del Pacto Mundial
Biosabor es ya Socio de la Red Española del Pacto Mundial
RedSostal Decálogo de Sostenibilidad
RedSostal Decálogo de Sostenibilidad

La definición más aceptada para el concepto de desarrollo sostenible es la que lo considera como aquel que “permite satisfacer las necesidades actuales de las personas, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas”. Es decir, sin mermar o agotar los recursos disponibles en la naturaleza.

La idea de no agotar los recursos y de reponer lo consumido para poder seguir utilizándolos no es nueva. Tradicionalmente se han hecho rotaciones en la explotación de la tierra (los barbechos), para que en el período de descanso éstas pudieran recuperar todos los minerales consumido durante los años de cultivo; la caza mantenía y mantiene sus vedas; la pesca tiene sus paros biológicos…

La diferencia con el concepto actual es que ahora no solo se ocupa de la sostenibilidad económica, sino que también se tiene en cuenta la sostenibilidad medioambiental y la sostenibilidad social. Es decir una visión más global de la interacción de las personas con la naturaleza.

En agricultura la situación es especialmente preocupante por el uso intensivo de la tierra que causa problemas medioambientales: contaminación del suelo, de los acuíferos, agotamiento de los mismos, empobrecimiento de la diversidad biológica… y sobre la salud de las personas por la contaminación de los alimentos con residuos fitosanitarios.

Hoy día, se considera a la agricultura ecológica como una forma de agricultura sostenible. Biosabor, en sus cultivos ecológicos, excluye el uso de productos químicos de síntesis con el objeto de preservar el medio ambiente, mantener la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales. Además tenemos muy en cuenta el consumo eficiente del agua y de la energía, la trazabilidad de los productos hasta su llegada a los mercados y la información al consumidor de las cualidades nutritivas de los alimentos que producimos.

Finca tomate Biosabor

Pero si sostenible ha de ser la producción agraria, también ha de serlo la actividad del conjunto de la empresa, donde se comparte la preocupación medio ambiental en la utilización de todos los consumibles necesarios para la empresa, con la preocupación por el desarrollo personal de sus trabajadores y por el bienestar y la salud de sus clientes. El objetivo es avanzar de una forma sostenible integrando las tres vertientes de la sostenibilidad: económica, medioambiental y social.

En Biosabor llevamos a cabo acciones a favor de la sostenibilidad que van desde la gestión de residuos del campo hasta el cuidado de la salud del consumidor:


1.     En el campo se generan cantidades importantes de residuos vegetales fruto del destalle y deshoje principalmente, con todos ellos hacemos compost que luego nos servirá como abono para futuros cultivos. También reciclamos el 100% de los plásticos que dan cobijo a nuestros cultivos cuyo material y calidad hace posible el poder reutilizarlos ya no solo para construir nuevos invernaderos sino para transformarlos en otros productos plásticos.


2.     La gestión del agua también es un gran elemento de sostenibilidad pues es un bien escaso que tenemos la obligación de cuidar y más aún en una zona como la nuestra.

Los recursos hídricos empleados están todos gestionados a través de comunidades de regantes y su origen puede ser de pozo, de desaladora, incluso aguas tratadas y regeneradas. Para una mejor gestión del agua de riego todas las fincas disponen de balsas reguladoras que recogen el agua de lluvia para una gestión más eficiente.

Todos los invernaderos gestionan el riego mediante tecnología de riego por goteo donde utilizamos sensores que permiten determinar la frecuencia y duración del riego para optimizar los volúmenes de agua para cada tipo de suelo y condiciones climáticas de los intentos invernaderos. Con esto se ha conseguido reducir el consumo hídrico medio de los cultivos en las distintas fincas de Biosabor.

Balsa finca Biosabor

3.     Una parte de los beneficios de la empresa van destinados a acciones solidarias y patrocinio de actividades relacionadas con nuestra causa. Entre ellas tenemos el patrocinio del aniversario del Hospital de alta resolución El toyo, Almería, actividades de la fundación Unión Deportiva Almería patrocinando el equipo de la liga Genuine, colaboración con la asociación de niños con cáncer ARGAR , Asociación andaluza de alergias a alimentos AVANZAX, Asociación de donantes de sangre, plasma y órganos, Donantes Vida, Asociación de enfermos y donantes de órganos para trasplantes AEDOPAT, centro de transfusiones de Almería, Cruz Roja Española, Asociación Nuevo Rumbo (premio princesa de Asturias), Fundación Cepaim, banco de alimentos, Residencia de ancianos hermanitas de los desamparados Santa Teresa Jornet.

Nos sentimos especialmente orgullosos de las actividades que realizamos con asociaciones y otras entidades locales (Comisiones de fiestas, cofradías locales, Asociación de vecinos El marquesado, Asociación de mujeres Amusi) y la colaboración/patrocinio que realizamos para el fomento de actividades culturales y/o deportivas (Encuentro almeriense por un mundo mejor, Club deportivo Atochares y Comarca de Níjar, Asociación de jóvenes Sol Descalzo, Ayuntamiento de Níjar)


4.     Con respecto al consumidor nuestra labor no acaba en su cesta de la compra sino que abarca también el cuidado de su salud. Para ello disponemos de un departamento de I+D+i dedicado exclusivamente a la nutrición y la salud. Su actividad principal es asegurar que los productos de Biosabor sean nutritivos, saludables y que podamos demostrarlo. En este canal salud pretendemos que el usuario resuelva sus dudas en alimentación y se informe adecuadamente para poder elegir de manera coherente y por que no, sostenible.
Este departamento también cuida que los envases sean lo más sostenible dentro de las opciones disponibles, evitando el plástico PET y apostando por el Brik cartón y cristal. Recientemente hemos descubierto que los plásticos a base de plantas disponibles por el momento no disponen de un sistema eficiente de reciclado y por tanto no resuelven el problema. Quedaremos a la espera de nuevas alternativas.

En definitiva acciones cuya sinergia entra en consonancia con todo lo que entendemos por sostenibilidad, como decíamos anteriormente en el ámbito social, medioambiental y económico.

¿Como podemos distinguir un producto ecológico de calidad?

¿Como podemos distinguir un producto ecológico de calidad?

Al formular esta pregunta parece que estamos buscando, como se suele decir: “una aguja en un pajar´´, sin embargo, vamos a aprender que es muy sencillo si tenemos en cuenta las reglas del juego, o lo que es lo mismo, las normas de calidad de los productos. Veamos de que tratan:
Empezamos por la agricultura ecológica, esta se encuentra regulada legalmente en España desde 1989, en que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica “Agricultura Ecológica”. Es una agricultura que excluye el uso de productos químicos de síntesis, el objetivo es cuidar el medio ambiente y aumentar la fertilidad del suelo, así como generar alimentos de gran calidad.
Para identificar los productos procedentes de agricultura ecológica en España tenemos el siguiente símbolo:

La siguiente es GlobalGAP un conjunto de normas mundialmente reconocidas sobre las buenas prácticas agrícolas. Bajo esta marca se recogen todas las prácticas que se deben realizar en el campo para ser respetuosos con el medio ambiente y asegurar la higiene en la producción.
El logo que nos garantiza esta norma es el siguiente:

Las Buenas Prácticas Agrícolas no sólo se aplican a los productos, sino también a las personas.
Por eso existe GRASP, para las Prácticas Sociales, aquí se evalúan las prácticas sociales en cada explotación, trata temas como a la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores.
El símbolo oficial de Grasp es el siguiente:

 

Hasta aquí hemos visto las normas de calidad que nos generan un producto ecológico en campo de diez. El siguiente paso del producto es el manipulado y envasado, por lo que vamos a ver que normas nos garantizan la máxima calidad en esta fase.
La norma global BRC para la seguridad de los alimentos fue creada para certificar la capacidad que tienen las empresas grandes y pequeñas de garantizar la calidad y la inocuidad de los productos alimenticios que venden. Actualmente se utiliza en todo el mundo como base de cualquier empresa para ayudar en la producción de alimentos seguros y la selección de proveedores fiables.

La International Food Standard (IFS) garantiza la seguridad alimentaria de sus productos y controla el nivel de calidad de los productores.
Fue desarrollada por las asociaciones del comercio de alimentación alemán y francés. La norma se aplica a los proveedores en todas las etapas de la elaboración de los alimentos.

La ISO 9001:2008 es una norma internacional que se centra en todos los elementos de administración de calidad que una empresa debe tener para conseguir un sistema efectivo que le permita administrar la calidad del producto.

 

Si encontramos un producto que recoja estas garantías, podemos decir que estamos ante un producto de máxima calidad y fiabilidad. Pues se necesita de una gran coordinación y esfuerzo profesional para alcanzarlas todas.

 

¿Sabes por qué la verdura se te pone mala en el frigo?

¿Sabes por qué la verdura se te pone mala en el frigo?

“Botrytis cinerea”

 

Quizá no hayáis escuchado nunca este nombre, pero os aseguro que en un gran numero de ocasiones al cabo del año desecháis multitud de frutas y verduras de vuestro frigorífico directas al cubo de la basura afectados por este patógeno.

Para entender el funcionamiento de este hongo gris, podredumbre gris o simplemente botritis, que es como se conoce vulgarmente entre los agricultores, hay que recordar un sencillo ejemplo mencionado en el párrafo anterior: “frigorífico” y os preguntaréis ¿por qué? Bien, la respuesta es sencilla: para que este hongo se pueda desarrollar y cerrar su ciclo de vida, que es lo que ocasiona las podredumbres en plantas y frutos, necesita generalmente bajas temperaturas y alta humedad. Las condiciones que podemos observar en un frigorífico son estas precisamente y aunque podamos pensar que un invernadero no se parece en nada, en invierno tienen algo que ver, sobre todo en las horas nocturnas donde se producen inversiones térmicas entre el exterior y el interior de la estructura.


¿Qué es la inversión térmica?


Hace más frío en el interior del invernadero que en el exterior.

Esto es debido a que los invernaderos de Almería, denominados invernaderos solares, son estructuras con poca estanqueidad en general y por tanto no se puede controlar en clima como nos gustaría.  El ambiente interior se calienta por el día y a medida que va cayendo el sol se va enfriando hasta el amanecer que es cuando alcanza su temperatura mínima. Después del alba, con los primeros rayos solares la temperatura interior va aumentando gradualmente calentándose poco a poco hasta el mediodía cuando se alcanza la máxima temperatura. Como vemos, hay unas horas en las que el invernadero está más frío que el exterior, se “comporta” como un frigorífico, produciéndose la inversión térmica.

Con esto quiero que entendáis que en un invernadero puede hacer más frío que en el exterior, y viceversa, en verano puede hacer mas fresquito dentro que fuera, mediante los blanqueos o encalados típicos, pero esto lo dejamos para otra ocasión.

Aunque a temperaturas relativamente altas según las condiciones del invernadero pueden darse casos de botritis, es cierto que cuando los agricultores temen las apariciones de este patógeno es en la época fría del año, mediados de otoño y finales de invierno…¡y cada uno en su casa todo el año si se deja una fruta en mal estado en el frigorífico!

Este incómodo patógeno puede verse en todos los cultivos hortícolas de la provincia como es el tomate, pimiento, calabacín, pepino etc…La infección aparece generalmente tras una herida en la planta ya que es su vía de entrada principal. Empieza a manifestarse en los cortes que se hacen en las pantas de tomate cuando se deshojan, labor habitual que ayuda a madurar el fruto por la incidencia de la luz, mejorar la aireación del cultivo y retirar restos de plagas instaladas en esas hojas.

Precisamente esa retirada de hojas también contribuye a que haya menos humedad en el ambiente y por tanto se reduce el óptimo de reproducción del hongo y lo más importante, la ventilación que hace que este hongo se seque y muera.

Cuando las condiciones no son muy propensas es fácil manejar el problema, pero cuando dichas condiciones llegan a los invernaderos, el numero de infecciones por planta aumenta considerablemente afectando no solo heridas sino hojas y frutos como podemos ver en las imágenes siguientes:

Frutos y hojas de tomate infectados por Botrytis cinérea. (fuente J.Mateo).

En cuanto una hoja o fruto afectado no se retiran del invernadero, la botritis va avanzando rápidamente hacia el tallo, llegando a un punto de no retorno puesto que si llega hasta él, la planta muere en su totalidad:

Tallo y planta de tomate infectados por Botrytis cinérea. (fuente J.Mateo).

Han de retirarse siempre los restos vegetales ya que precisamente el hongo vive de materia en descomposición y por mas que las tiremos al suelo el hongo se desarrolla incrementado enormemente la capacidad de infección del cultivo. hay que entender que en las labores de un cultivo de tomate siempre se producen heridas, desde el deshoje, destalle, picaduras de insectos, daños como los provocados por Tuta absoluta y otros e incluso en la propia recolección donde se producen heridas.


“Control”


Las pautas a seguir para minimizar los daños causados por botritis, son básicamente el manejo que se hace del invernadero. Reducir los niveles de humedad dentro de unos rangos en los que no sean negativos para el desarrollo del cultivo, intentar aumentar la temperatura mínima diaria (calefacción controlada), ventilar lo mejor posible sin que descienda mucho la temperatura (además de ser buena para el desarrollo de botritis, la planta de tomate puede sufrir daños irreparables a causa del frío).

Los tratamientos fitosanitarios ayudan mucho a combatir este hongo, en la agricultura ecológica está permitido el uso de productos a base de cobre. El cobre es un fungicida y bactericida natural que ayuda a combatir este patógeno. Otros productos que se usan en agricultura ecológica son microorganismos que combaten contra el hongo por competencia en la colonización del medio como el hongo Gliocladium catenulatum o la bacteria Bacillus subtilis. Hay productos que actúan como elicitores que son moléculas capaces de inducir defensas a una planta, podemos entenderlo como una “vacuna vegetal”. También existen productos a base de extractos vegetales y minerales que resecan las paredes del hongo controlando el nivel de infección, como es el extracto de mimosa, cola de caballo, cítricos, silicio etc.

Pero el éxito para superar la enfermedad no es otro que la integración de todos estos métodos.


¿Qué podemos hacer en casa?


Las frutas y hortalizas generalmente se conservan mejor en el frigorífico y para que no se echen a perder… ¡Lo más sencillo es comérnoslo todo en el menor tiempo posible!

Pero si no puede ser, sencillamente trataremos de seleccionar las mejores piezas a la hora de adquirirlas, que no tengan rasguños o heridas por donde puede empezar a podrirse, no lavarlo todo antes de meterlo en el frigorífico sino solo antes de consumirlo o lavarlo y esperar a que se seque e incluso lavarlo con una pequeña disolución de vinagre.