Caqui, regalo de otoño

¡¡Aprovecha para comer caqui que se acaba la temporada!! Se suele dar durante el otoño acabando en diciembre aunque también nos podemos encontrar algunas variedades hasta enero. ¿Sabías que en algunos lugares esta fruta se conoce como “palo de santo”? Principalmente porque los caquis suelen madurar a principios de noviembre, coincidiendo con la festividad de “Todos los Santos”.
Los caquis, además de poseer un sabor muy especial y dulce, destacan por su gran valor nutricional principalmente vitaminas, sobre todo del grupo A, carotenos, vitamina C y vitaminas B2 y B2 y minerales como el potasio, el magnesio y el fósforo.

CURIOSIDADES

Como está ocurriendo de manera generalizada con tantos cultivos, la producción de caqui y persimon en ecológico va en aumento, en los últimos 10 años se ha pasado de 2000 a 17000 hectáreas (datos de 2016)  lo que ilumina una gran tendencia y oportunidad para nuestro sector.

La principal zona de cultivo en España es la comunidad valenciana, denominación de origen Ribera de Xuquer, donde el caqui está ganando popularidad frente a otros cultivos tradicionales como la naranja. Esto es debido a que hace aproximadamente 15 años y gracias a las tecnologías postcosecha, al caqui pudo eliminarse la astringencia de la pulpa, permitiendo su consumo en su estado optimo de madurez como una fruta de firmeza similar a una manzana y con una vida comercial mucho más duradera. Esto supuso la aparición de un nuevo producto que permitía su comercialización en todos los mercados pudiendo apreciar los consumidores sus características organolépticas tan peculiares. La marca comercial Persimon engloba al caqui producido bajo la denominación de origen Ribera Xuquer, que seguramente sea el que más consumimos actualmente.

 

Composición nutricional pérsimon. Mataix et al.

 

NUTRIENTES

Los protagonistas son los carotenos, que son los pigmentos involucrados en el proceso de fotosíntesis de la planta, y los responsables del color anaranjado del caqui. Los carotenos son variados y algunos de ellos pueden a actuar como vitaminas en el organismo.

El alfa y beta caroteno, una vez ingeridos, se transforman en vitamina A, involucrada principalmente en la fertilidad, sistema endocrino y  regeneración de tejidos y mucosas. Los carotenoides también presentan propiedades antioxidantes, debido a su función de protección frente a radicales libres en las plantas. Esta función consiste en la inhibición o reducción del estrés oxidativo a nivel celular, lo que se traduce en una capacidad de activación del sistema inmune y su papel en la prevención de enfermedades degenerativas como el cáncer, cardiovasculares, degeneración macular relacionada con la edad y  formación de cataratas.

FIBRA

Además, el contenido moderado en fibra soluble de los caquis regulan el transito intestinal según necesitemos. Un caqui en su punto de madurez ejercerá un efecto laxante debido a que las pectinas y mucílagos retienen agua, aumentando el volumen de las heces facilitando su evacuación. Por el contrario un fruto maduro tiene un mayor número de taninos y ejercerá un efecto astringente, lo contrario a laxante. Este efecto es popularmente conocido en el plátano, a través del mismo mecanismo.

Aquí reside la diferencia principal entre el caqui y el persimmon, que este ultimo es simplemente un caqui inmaduro que se recoleta antes y por tanto debe sufrir un proceso para quitarle la astringencia que desaparece con la maduración.

PRECAUCIONES

No obstante, y a pesar de sus múltiples beneficios, a la hora de consumirlos hay que tener presentes ciertas precauciones. Las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieran de dietas especiales controladas en dicho mineral deben tener en cuenta el alto contenido en potasio de los caquis. Por último, los enfermos de diabetes han de tener cuidado con el contenido en azúcar de esta fruta, sobre todo cuando está maduro pues puede llegar a tener hasta 127 kcal por 100 g y 12 g de azúcar.

COSMÉTICA

Con el caqui también se puede hacer una mascarilla para pieles secas. Basta con sacar la pulpa de un caqui maduro (una cucharada pequeña), reducirla a puré, añadirle una cucharada de postre de aceite de oliva y moverlo todo hasta que se mezcle. Una vez que tengamos la cara lavada, aplicamos esta mezcla en rostro y cuello, aunque evitando la piel que hay bajos los ojos. Dejar actuar media hora y lavar con agua abundante.

GASTRONOMÍA

El caqui se consume sobre todo fresco y bien maduro, aunque también se emplea para la elaboración de postres, bebidas, batidos, helados y confituras. En Estados Unidos, China y Japón, este fruto desecado se consideran un manjar exquisito.

 

MOUSSE DE CAQUI

Ingredientes para 2 personas

  •   2 caquis muy maduros
  •   1 cucharadita de semillas de chía
  •   1 pedazo de jengibre fresco rallado
  •   1/2 cucharadita de canela en polvo
  •   1 nuez tostada (o remojada)

Instrucciones:

  1.  Hidratar la chía en un poco de agua (cubrir), por unos 10 minutos o hasta que se forme un gel. Este gel, aparte de ser muy saludable, va a actuar como espesante vegetal.
  2.  Cortar los caquis por la mitad y sacar la pulpa con la ayuda de una cuchara.
  3.  Poner todos los ingredientes en una batidora o Termomix hasta que esté cremosa.
  4.  Poner la mousse en vasitos individuales y decorar con semillas de chía por encima. Refrigerar hasta servir.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *