RESPONSABILIDAD SOCIAL

Las empresas son las personas, esta es la premisa principal que ha llevado a Biosabor a situarse entre las empresas más valoradas por sus trabajadores dentro del sector hortofrutícola, debido a su constante preocupación por el bienestar y calidad de vida de sus empleados y por ser pionera en enfocar sus centros de trabajo con las más modernas instalaciones para facilitar a sus trabajadores las mejores condiciones de trabajo y la conciliación entre la vida laboral y familiar.

La sede central de Biosabor, con una plantilla de alrededor de 300 trabajadores, cuenta con unas instalaciones enfocadas en garantizar las mejores condiciones de trabajo posible, zonas de descanso exteriores e interiores, restaurante con cocina propia y menús para los trabajadores, vestuarios, duchas, zonas deportivas, etc. se realizan descansos cada como máximo 2.5 horas de trabajo. La sala de trabajo donde están las líneas de producción cuenta con climatización y altísimos niveles de luz natural, así como todas las medidas en prevención de riesgos laborales, destacando hasta la instalación de un desfibrilador, lo que la convierte en una empresa cardioprotegida, haciendo que tengamos un alto grado de seguridad de su personal.

En casi todas sus explotaciones agrícolas, unas 200 hectáreas, han habilitado viviendas de manera que los trabajadores puedan traer a sus familias y dispongan de mayores comodidades y de tiempo por la cercanía, de realizar tareas del hogar, así como cocinar y comer en casa, cuidar de sus hijos, etc.

En esta empresa nos sentimos muy orgullosos de tener unos trabadores motivados y muy vinculados e involucrados en llegar a la excelencia en cada uno de los procesos, lo que genera una gran estabilidad empresarial a Biosabor. No somos una empresa ecológica sólo por producir sin químicos, es una filosofía de vida; somos una empresa ecológica sostenible con el medio ambiente, cuidamos nuestro entorno, nuestros trabajadores, cuidamos las personas y la sociedad en la que estamos.